5 claves para una educación positiva

Responsive image

by J.Lizcano
Con el objetivo de enseñar habilidades sociales y de vida a los niños, de una manera respetuosa y alentadora, esta metodología educativa se basa en los conceptos de respeto, comunicación y aprendizaje de los errores.
 

Este método, diseñado por la doctora Jane Nelsen, Lynn Lott y Cheryl Erwin, entre otros, busca promover actitudes positivas hacia los niños para enseñarles a tener buena conducta, responsabilidad y que sean respetuosos. Para ello, trata de aportar una serie de técnicas a los adultos, ya sean padres, maestros, personal de guarderías, personas que trabajan con jóvenes, etc., e involucrarlos en la educación de los niños.

Así, esta propuesta científica para conseguir una sociedad feliz busca promover todos aquellos factores que puedan ser usados para que tanto los individuos como las sociedades puedan crecer y progresar. ¿El objetivo? conseguir un mundo más feliz a través de la educación. Trasladado al ámbito educativo, la propuesta de los expertos no solo va encaminada a la idea de educar a los niños, sino en mejorar también sus resultados académicos y evitar conflictos entre alumnos y profesores. Todo ello mediante técnicas que pueden ser aplicadas a la educación, en el sentido amplio del término. Es decir, involucrando a instituciones educativas, educadores, alumnos y familias.

Por ello, la educación positiva abarca áreas como el optimismo, la creatividad, la educación emocional, la resiliencia, la gratitud, la motivación, la autoestima o la asertividad, entre otras, para lograr mejorar tanto nuestra educación como nuestra felicidad. Así, se busca enseñar a los niños a aprender habilidades sociales y de vida, que luego les resultarán útiles en su vida en la sociedad.

5-claves-para-una-educacion-positiva

Las 5 bases de la educación positiva

Como señalábamos antes, este método de educación positiva enseña a los adultos a utilizar amabilidad y firmeza al mismo tiempo a la hora de enseñar valores a los niños. Veamos algunos de los conceptos más representativos:

- Respeto mutuo: Los adultos corroboran la firmeza al educar al respetarse a ellos mismos y las propias necesidades de cada situación. Si esto se hace con amabilidad estaremos cimentando el primero pilar de una buena educación.

- Comunicación efectiva, orientada a resolver problemas conectando con el niño y fomentando el sentido de comunidad y de familia.

- Sin castigos: la idea es buscar alternativas al castigo. Por ello, esta disciplina anima a padres y educadores a enfocarse en soluciones en vez de castigar y regañar.

- Aprender de los errores: considerados como una oportunidad para educar, esta metodología busca las razones que hacen actuar a los niños de determinada manera. Se trata de trabajar sobre dichos motivos de comportamiento y tratar de modificar la idea errónea, en vez de intentar cambiar solo el comportamiento.

- Alentar: este concepto consiste en poner atención en el esfuerzo y la mejoría, no solo en el éxito. Esto fortalece la autoestima y estimula.

5-claves-para-una-educacion-positiva