Mujeres en la cultura: el alarmante escenario de la autoría femenina

Responsive image

by María Robert 
El estudio ‘Autoras en el Audiovisual, la Música y las Artes Escénicas’ pone de manifiesto las desigualdades de género dentro del sector cultural
 

Las mujeres en el mundo de la cultura se enfrentan a una doble lucha: el arte por un lado, y por otro, la igualdad. Un dato revelador es que solo el 17% de los socios de la SGAE son mujeres. Y numerosos estudios avalan las dificultades a las que se enfrentan las mujeres para poder convertirse en creadoras.

A nivel general, el documento `Autoras en el Audiovisual, la Música y las Artes Escénicas´, que estudia el desarrollo profesional desde una perspectiva de género, señala que la baja presencia de las mujeres en el sector cultural no se corresponde con su formación académica. El estudio ha analizado la matriculación en las distintas enseñanzas artísticas arroja datos esperanzadores: el 56,1% del alumnado son mujeres, frente al 43,9% de los varones.

La conciliación laboral y la ausencia de apoyo, principales barreras

Además, el estudio indaga en las barreras de entrada con las que se enfrenta la autoría femenina: a las reticencias del entorno familiar (en la práctica, ellas reciben menor apoyo para considerar como válida esta alternativa profesional: el 76,5% de los varones frente a un 58,7% de las mujeres), se suma la escasa confianza en las propias posibilidades de la mujer (un 60,7% de los hombres tenía una gran confianza en sus posibilidades al inicio de su carrera, frente a solo un 46,3% de las mujeres) y la dificultad para la conciliación laboral: : "Nunca he estado en una reunión de guionistas en la que un tío se haya ido corriendo porque tiene dentista con el niño", destacan algunos testimonios que recoge el estudio.

A pesar de que su tiempo de trabajo remunerado fuera del hogar no es muy inferior al del hombre, la mujer dedica un 45% más de tiempo a tareas domésticas y de cuidado familiar.

Se duplica también la tasa de paro entre géneros en el sector cultural (19,5% de mujeres "inactivas" frente a 9,3% de los varones). Este dato se contrapone con el del pluriempleo, necesario para la supervivencia de la mayoría de las autoras, según arroja el estudio: el 39,4% de las mujeres frente al 28,9% de los varones, pues su nivel de dedicación exclusiva en el sector está por debajo del nivel masculino (un 44,1% de los hombres pueden trabajar en exclusiva en el sector, frente a un 40,3% de las mujeres).

La brecha salarial de género se sitúa en un 19,6%

Dentro de la industria, destaca la escasa presencia de las mujeres en puestos de liderazgo, más relegada también por su entorno y dirigida hacia labores de docencia, más invisibles y menos reconocidas.

En cifras, las mujeres ocupan posiciones de jerarquía en un 27,6% de los casos frente al 36,8% de los hombres. El estudio determina que hay una segregación vertical, que dirige a las mujeres a posiciones de menor liderazgo y poder. La tardanza en la mujer en llegar a esta etapa respecto a los hombres se debe en su mayoría a un menor reconocimiento del talento y la calidad de sus propuestas, menor posibilidad de poder dedicarse en exclusiva a la profesión, problemas para conciliar la vida laboral y familiar, peores apoyos, relaciones y contactos en el sector, mayor discriminación por razón de género y problemas de acoso.

La proporción de mujeres que se han presentado a algún premio es similar a la de los hombres y también lo es el número de concursos que han ganado o en los que han recibido alguna mención. Sin embargo, teniendo en cuenta el peso que la mujer tiene en la SGAE, los datos indican que, del total de los premios otorgados, el 85,8% habría ido a parar a hombres y solo el resto a mujeres (16,3%).

La media de ingresos anuales, según el muestreo del estudio, indica que el salario medio de las mujeres supone un 80,4% del salario medio masculino. La brecha salarial entre varones y féminas se sitúa en un 19,6%.