6 ideas para prevenir la gingivitis

Responsive image

by Carmen Reija. Farmacéutica y divulgadora sanitaria
La inflamación de las encías llamada gingivitis es una afección frecuente que puede aparecer en diferentes momentos de la vida. Durante la pubertad o en las primeras etapas de la edad adulta, debido a los cambios hormonales, su incidencia es elevada. Practicar una correcta higiene oral y acudir a las citas con el dentista son dos pasos imprescindibles para prevenir su aparición. No lo dudes.
 

Se considera que la gingivitis está provocada por el acúmulo de depósitos de placa y sarro en los dientes. Deben ser eliminados para evitar la inflamación e hipersensibilidad de las encías. El sangrado o el mal aliento, por ejemplo, pueden ser síntomas de que algo va mal en tu boca. Consulta al dentista.

Puedes prevenir la aparición de gingivitis controlando, en lo posible, todos los factores que la provocan. Los expertos recomiendan:

1-Acudir a las citas pautadas por el dentista, especialmente en momentos en los que los cambios hormonales aumentan la sensibilidad de las encías como sucede durante el embarazo.

En esta visita, puede recomendarte reparar los dientes desalineados y reemplazar los aparatos dentales y de ortodoncia mal colocados o contaminados por bacterias, por ejemplo. Y si no tienes nada, la información sobre cómo cepillarse y utilizar el hilo dental correctamente, entre otras cosas, te vendrá muy bien para mantener tu salud.

2-Realizar una higiene oral completa y profunda a diario.

Es necesario cepillarse los dientes al menos dos veces al día (mejor tras cada comida), usar seda e hilo dental, emplear cepillos interdentales, limpiar la lengua con un limpiador específico, utilizar dispositivos específicos para eliminar los depósitos de placa (cepillos de dientes especiales e irrigación con agua, por ejemplo), usar cremas dentales o enjuagues bucales antisarro y antiplaca y enjuagues antibacterianos o de agua tibia con sal para reducir la inflamación de la encía

3-Hacer una limpieza dental profesional cada 6 meses o antes si existe una elevada probabilidad de desarrollar gingivitis u otras alteraciones orales.

El dentista o el higienista dental son los encargados de realizarla, empleando varios instrumentos específicos para eliminar los depósitos existentes en los dientes.

Tras la limpieza dental profesional, es necesario realizar una higiene oral cuidadosa. Si sientes molestias durante y tras el procedimiento, como sangrado y sensibilidad de las encías, mantén una buena higiene oral en tu casa y consulta al dentista. Lo normal es que te sientas bien con el paso del tiempo (2 semanas, normalmente).

4-Eliminar hábitos nocivos.

Dejar de fumar y beber alcohol es fundamental para reducir el riesgo de aparición de problemas en tu boca. Ambos afectan a tus dientes y encías provocando numerosas alteraciones que precisan control especializado.

5-Tratar correctamente las infecciones y enfermedades generales que pueden afectar también a los dientes. La diabetes mal controlada, por ejemplo, puede alterar la salud de tu boca.

6-Evitar la automedicación. El consumo de ciertos medicamentos como la fenitoína y algunas píldoras anticonceptivas, las pautas inadecuadas de fármacos o el uso de productos "naturales" sin control ejercen un efecto negativo sobre la salud bucal.

Consulta todas tus dudas al dentista. Si presentas enrojecimiento e hinchazón en las encías, especialmente si no has realizado una limpieza y una revisión rutinaria en los últimos 6 meses, pide cita.