Así influye el ciclo menstrual en el rendimiento físico

Responsive image

by María Robert
El rendimiento de las mujeres en fase menstrual empeora el 30% de los casos
 

Un estudio realizado sobre el equipo olímpico húngaro determinó que el rendimiento de las mujeres en fase menstrual empeora el 30% de los casos. La misma publicación señala también que los mejores resultados se obtienen en la fase postmenstrual y los peores con la premenstrual, así como en los dos días iniciales de la menstruación.

Por eso, como resalta en el libro Mujeres en forma. El entrenamiento adecuado para cada etapa de tu vida Alberto García Bataller, doctor en Ciencias de la Actividad Física y el Deporte y ex entrenador del equipo femenino olímpico de triatlón, el ciclo menstrual y la actividad física en la mujer son dos caras de la misma moneda. Sin embargo, en la actualidad existe dificultad con la planificación del entrenamiento femenino, pues se planea con modelos adaptados del sexo masculino y sin adecuarlos a las necesidades fisiológicas que el género femenino demanda.

Pero no hay que irse a la alta competición. Conocer cómo influye el ciclo menstrual en el rendimiento físico puede ayudarte a saber en qué momentos puedes exigirle más a tu cuerpo y en cuáles es mejor bajar la intensidad. En concreto, el estudio La mujer, el ciclo menstrual y la actividad física, publicado en 2017 por investigadores de la Universidad de Camagüey (Cuba) apunta que "ocurren variaciones psicológicas y fisiológicas tanto positivas como negativas que afectan a las mujeres en la práctica de actividad física, por eso se recomienda la inclusión del ciclo menstrual en los planes de entrenamiento con la división de cinco fases y una dosificación de entrenamiento adecuada para cada una de ellas".

Las fases del ciclo menstrual

La fase folicular tiene lugar entre los días 5 y 14 del ciclo. Durante esta fase, los niveles de estrógeno van aumentando progresivamente hasta llegar a su máximo el día 14, en la ovulación. "En la fase folicular, los niveles más bajos de estrógenos favorecen la utilización de energía rápida, es decir, se recurre al ATP (trifosfato de adenosina, que es el instrumento bioquímico que sirve para almacenar y utilizar energía) y al glucógeno muscular", señala.

En ella se logra un óptimo rendimiento deportivo que permite aumentar la intensidad y la duración de los entrenamientos.

Seguidamente, la ovulación se produce en la mitad del ciclo, en torno al día 14, y dura unos tres días. Éste es el punto máximo de rendimiento y de mayor fuerza de la mujer, gracias a la elevada cantidad de estrógeno presente en el cuerpo.

Fase lútea y menstruación: baja el rendimiento

Esta fase se desarrolla en la segunda mitad del ciclo menstrual, desde los días 16 al 28, pero en dos partes. La primera acaba sobre el día 24 y sí que se mantiene un adecuado rendimiento gracias a la presencia del estrógeno y por el aumento de la progesterona.

En la segunda, que se desarrolla del día 24 al 28, sí que influye en el rendimiento, dado que disminuye el estrógeno y se producen cambios hormonales como retención de líquidos, aumento de pulsaciones y de presión arterial, mayor apatía e irritabilidad y una mayor sensación de fatiga y cansancio.

Por último, en el periodo menstrual, que tiene una duración que ronda entre los tres y los seis días, el nivel de rendimiento deportivo es mínimo. A través del sangrado se pierde una parte importante de hemoglobina y de hierro. Si durante estos días te sientes cansada en exceso al hacer ejercicio, debes parar: tu cuerpo te está mandando señales de alerta.