La gastronomía que viene: La que sabe y huele a mar

Responsive image

by Merce Rey  
Adereza tus platos con pimentón verde, prepara unas tostadas de paté de pulpo o simplemente degusta unas conservas en su propia agua marina. ¿Estás lista? Agárrate porque las ondas vienen agitadas.
 

Un nuevo condimento llega a las cocinas para hacerle compañía o competencia, según como se mire, al pimentón rojo de toda la vida. Esta especia de color verde, procedente del entorno marino y elaborada a base de algas deshidratadas, es conocida como esencia de algas marinas ecológicas. Con ella podrás dar un toque especial a tus platos, salsas, masas y rebozados. Desde Vejer de la Frontera, Cádiz, se encuentra Suralgas, con la que nos deleitan con este singular producto, que se comercializa en tarro de cristal y en dos versiones, tanto para el ámbito doméstico como el de la restauración. Como bien explican, es un "concentrado natural y ecológico" para transportar "toda la esencia y el sabor del mar" al entorno gastronómico. En su porfolio tampoco escapa la forma de integrar las algas en el pan tostado para dar lugar a crackers de algas marinas, una opción ideal sobre la que untar paté, rebañar salsas o para introducir en medio de las ensaladas. Para picotear tampoco se descartan los grisines o bastones de algas marinas. Una genial idea con la que sorprender a tus invitados antes de la comida, con una tabla de quesos o con láminas de jamón, o durante ella, combinándolos con ensalada y pasta, por ejemplo. Hablando de quesos, ¿qué mejor forma de consumir algas que mezclando la leche de cabra con esencia de algas marinas naturales? Su aspecto interior te recordará al queso de cabrales, aunque este ofrece un color más verdoso si cabe. Una mezcla un tanto explosiva, sin lugar a dudas.

Continuando con el apartado de aderezos, si ya te habías quedado prendada con la sal del Himalaya o negra, que sepas que existen también las escamas de sal de sabores: con sabor a curry, pimentón ahumado, hierbas, wakame y hasta de lechuga de mar, entre otras muchas, y, si no que se lo pregunten a Porto Muiños, una conservera gallega y familiar que se sitúa en Cerceda (A Coruña). La firma pone en valor un producto tan preciado como las algas marinas, pero bajo una óptica distinta, ya que, además de emplearlas para sazonar los platos, permite que te las puedas tomar en infusión. Sí, has oído bien, el té con algas marinas ya es una realidad. Aunque si tienes la oportunidad de ver en profundidad su catálogo no dejará de sorprenderte con otras propuestas igual de curiosas: pasta con algas, arroz con algas, tartar, salsa chimi churri de algas, algas deshidratadas, ensalada de algas en conserva, y un largo etc.

En materia de patés seguro que ya estás más que habituada a ver el de marisco, mejillones, atún o de centollo. En la firma Mariscadora, procedente de Cambados (Pontevedra) y especializa en conservas, nos sorprenden con otras variedades un tanto diferentes. Es el caso del paté de chipirones en tinta, el de atún claro con mostaza y miel, el de pulpo a la cazuela o en su versión al ajillo. Todos ellos vienen en lata. Por su parte, en Redisco Alimentación S.L y bajo la marca de Conservas BayMar, se presenta esta compañía familiar y con amplio bagaje, situada en Castellbisbal, en Barcelona, desde la que nos sorprenden con una línea de conservas gourmet, que emplea el agua del mar en su enlatado.

Por su parte, Pescanova cuenta con una gama llamada `Pasta del Mar´ compuesta por tallarines de bacalao, espagueti de merluza con tinta de sepia y tallarines de salmón. De este modo, grandes y pequeños disfrutaréis comiendo pescado de una forma divertida y casi sin apenas daros cuenta. Se pueden preparar de un modo sencillo en sartén o en microondas.


FOTO PRINCIPAL.: Foto de Horizon Content en Pexels.