7 beneficios de la consulta preconcepcional

Responsive image

by Carmen Reija. farmacéutica y divulgadora sanitaria
Ha llegado tu momento. Has decidido ser madre y te sientes feliz. Te asaltan muchas dudas. Unas las consideras poco importantes, incluso te hacen reír. Otras son decisivas, demoledoras y te generan sufrimiento. Unas y otras son importantes y debes consultarlas al especialista para conseguir eliminarlas y prevenir los problemas asociados a la gestación. Consulta a un especialista y sigue sus indicaciones.
 

Los expertos avalan la importancia de realizar una consulta preconcepcional para poder disfrutar de un embarazo más saludable y reducir la aparición de malformaciones congénitas, por ejemplo.

En esa consulta preconcepcional podrás plantear tus preguntas y entender el proceso para sentirte mejor. Entre los beneficios de esta consulta, destacaría que:

1-El especialista realiza una historia clínica, solicita determinadas pruebas y comprueba el estado general de salud de la futura mamá para poder indicar las pautas adecuadas para vivir un embarazo saludable y evitar complicaciones, tanto a la madre como al bebé. Te dará toda la información que le pidas. No dudes en preguntar.

2-Es importante registrar los antecedentes médicos, los posibles problemas de salud, la práctica de hábitos nocivos y otros datos de interés que influyen decisivamente en la salud de la madre, el embarazo y el nacimiento y posterior desarrollo del bebé.

3-El peso de la madre es importante ya desde el inicio. No se recomienda un exceso ni un peso por debajo de lo recomendable para la salud. No es el momento de realizar una dieta exagerada, pero sí se recomienda disfrutar de una nutrición y hábitos adecuados.

4-El embarazo tampoco puede convertirse en un momento en que se produzca un aumento de peso descontrolado. Durante el embarazo se recomienda seguir una dieta equilibrada que cubra las necesidades de ambos, controlar el aumento de peso de la gestante y no superar lo recomendado en las tablas que manejan los tocólogos. La embarazada debe comer de manera sana y controlada e ingerir alimentos de alto valor biológico, de manera equilibrada y en cantidad adecuada para mantener una ganancia de peso correcta. Empezar antes te ayudará a conseguirlo.

5-Se recomienda la administración de ácido fólico, suplementos vitamínicos y yodo antes de (y también durante) la gestación para prevenir la aparición de malformaciones congénitas. Lo recomendable es iniciar su consumo dos o tres meses antes de la concepción para que, en el momento del embarazo, los niveles de estos compuestos en el organismo sean adecuados.

6-El ácido fólico es fundamental para el correcto desarrollo del tubo neural del bebé. Este tubo se cierra entre las semanas seis y ocho de embarazo, siendo fundamental que, en ese momento, la embarazada tenga en su organismo unos adecuados niveles de ácido fólico. Muchas mujeres no son conscientes de su embarazo en ese momento por lo que, si su administración no se hace previamente, no alcanzarán los niveles necesarios para el correcto desarrollo de su bebé.

7-Las mujeres que toman tratamiento farmacológico deben ponerlo en conocimiento del especialista. Existen muchos fármacos que pueden afectar a la gestación y es el momento de controlarlos. Los anticonceptivos orales, por ejemplo, interfieren en la absorción de ácido fólico, por lo que las mujeres que los toman resulta deben iniciar el aporte cuanto antes.