7 características de las personas tóxicas que puedes reconocer

Responsive image

by Carmen Reija. Farmacéutica y divulgadora sanitaria
Existen varios tipos de personas tóxicas capaces de hacerte daño de una forma u otra. Las personas tóxicas carecen de seguridad en sí mismas y tienden a descargar sus frustraciones en los demás. Reconocerlas antes de que nos hagan daño puede ayudarte a evitar problemas, mantener tu equilibrio emocional y disfrutar de bienestar. Identificarlas en ti misma, puede resultar útil para mejorar interna y externamente y disfrutar de un adecuado crecimiento personal.
 

Los expertos señalan la existencia de varios tipos de personas tóxicas, que presentan características específicas, lo que complica su reconocimiento. De manera general, cuando alguien se dedica a reprocharte lo que haces y mantiene una actitud pesimista, debes estar alerta porque puedes tener delante a un "personaje tóxico".

Vivir rodeada de personas que atacan sin piedad los aspectos positivos de los demás o que intentan generarles sus propias inseguridades, provoca un malestar que se convierte en una importante limitación para tu desarrollo personal.

Es importante reconocerlas y expulsarlas de tu vida. Entre las características que acompañan a una persona tóxica destacarían:

1-Genera emociones negativas

Los expertos señalan que las emociones de otros se transmiten a su entorno e influyen en el estado de ánimo de quienes les rodean. La motivación personal puede verse disminuida por esa actitud tóxica.

2-No asume su responsabilidad

Alguien incapaz de reconocer sus errores, que transfiere culpa y responsabilidad a los demás, convierte a los otros en sus víctimas, llegando a influir de forma negativa en su entorno. Detectar tales comportamientos resulta fundamental para evitar caer en el chantaje o asumir cargas innecesarias.

3-No le gustas

Es imposible gustarle a todo el mundo, pero hay personas que nos juzgan y rechazan sin conocernos y les molesta nuestra presencia. Esforzarse por caerles bien es inútil. Lo mejor es volcarse en las amistades reales y en los seres queridos.

4-No sale de su zona de confort

Son personas que tienen miedo a todo y quieren que tú también te sientas así, con miedo a vivir experiencias distintas de las habituales.

5-Se aprovecha de los demás

Es normal ayudar a un amigo en un momento complicado; no lo es cuando se convierte en una actitud de compromiso constante.

Los manipuladores adoptan una actitud dominante para conseguir que cumplas todos sus deseos, aunque no quieras y se benefician de su superioridad para hacerte sentir inferior o dependiente.

Los que quieren dar pena buscan despertar tu empatía para que te impliques en sus problemas o te sientas obligada a apoyarles.

6-Sólo indica tus defectos

Nadie es perfecto. Conocer los errores ayuda a superarlos y mejorar. En ocasiones, es necesario que nos los hagan ver pero no es lo mismo recibir una crítica de manera constructiva (que favorece el aprendizaje y el crecimiento personal) que recibir comentarios negativos basados en nuestros puntos débiles (que reduce la autoestima y anula las posibilidades de cambio).

7-Te genera dudas

Las personas que viven con miedo, siguiendo una rutina diaria y que quieren que los demás también vivan así, provocan inseguridad y pesimismo en otros, generando dudas gigantescas e impidiendo que lleven a cabo sus deseos.