¿Sabías que los lácteos son una buena fuente de hidratación?

Responsive image

by Merce Rey
La ingesta de agua es vital para que el engranaje de nuestro cuerpo funcione correctamente. Si bien es cierto que estamos formados por un gran porcentaje de agua, una gran parte se acaba perdiendo con el sudor, la respiración o la orina. Desde organismos como la FEN quieren concienciar acerca de la importancia de hidratarse correctamente. Para ello han publicado una guía en la que se relacionan los lácteos con la hidratación. Según indican, "el consumo de más de 2 raciones de lácteos al día puede llegar a aportar un 25% de las necesidades hídricas".
 

Más de la mitad de nuestro cuerpo está formado por agua y para que todos los órganos, articulaciones, músculos, cerebro y el sistema respiratorio funcionen según lo previsto es necesario recargar los niveles de agua porque una gran parte se pierde con el ritmo diario. "El cuerpo humano no tiene capacidad para almacenar agua y cada día se pierden entre 2 y 2,5 litros de agua a través del sudor, orina, heces o por la respiración", tal y como apuntan desde el Instituto de Investigación Agua y Salud. Así, desde la Organización Mundial de la Salud recomiendan beber dos litros de agua cada día. Si eres de las que te cuesta beber agua como tal, lo que puedes hacer es preparar sopas, caldos, infusiones, zumos naturales o agregar rodajas de limón o de naranja dentro del agua. De este modo, te resultará más sencillo cumplir con estas recomendaciones. Lo que sí es aconsejable es que bebas incluso sin ganas. También tienes la opción de consumir fruta con agua, como puede ser la piña, la sandía, el melón, etc.

Desde la Fundación Española de la Nutrición (FEN) han publicado una guía sobre la "Importancia de los lácteos para una adecuada hidratación", en la que se refleja que los lácteos pueden ser grandes aliados en el proceso de hidratación, puesto que productos como la leche "contiene, como máximo, un 90% de agua", mientras que los lácteos y sus derivados poseen "alrededor de un 85%" y los quesos "un contenido máximo del 60%". De este modo, para aquellos "consumidores de lácteos supone entre el 12,42% y el 25,74% de la ingesta hídrica". En el caso de las mujeres se corresponde "entre el 13,01% y el 24,04%" y en lo que respecta a los hombres "entre el 12,07% y el 27,05%". La publicación pone de manifiesto que "el consumo de más de 2 raciones de lácteos al día puede llegar a aportar un 25 % de las necesidades hídricas". Además, en el manual se incide que este tipo de comestibles son beneficiosos para la salud gracias a los minerales y nutrientes que aportan para el organismo. Otro de los datos que arroja es que la leche líquida cuenta "con un alto índice de hidratación gracias a su contenido en nutrientes y electrolitos que ralentizan el vaciado gástrico, ocasionando una menor formación de orina y, por ende, una menor pérdida de agua".

Sin embargo, no todos los consumidores siguen las pautas de tomar "entre 2 y 2,5 litros de agua al día en población adulta, equivalentes a 6 y 10 vasos de agua al día". La guía revela que "la población española parece tener una ingesta deficitaria, según los datos de ANIBES, pese a la importancia de una correcta hidratación para el mantenimiento de la salud".

Dentro de la guía de FEN existe un apartado dedicado a los falsos mitos como que "las bebidas con cafeína causan deshidratación" o "solo tenemos que beber cuando tenemos sed" a lo que responden con que "el consumo de un nivel moderado de cafeína da lugar a la misma producción de orina que beber agua", así como advierten de que "cuando empezamos a sentir sed es porque las células ya han perdido agua" y no se debe esperar a que esto suceda.

FOTO PRINCIPAL.: Foto de The Humble Co. en Unsplash.