Así dicen los expertos que debes quitarte un pelo enquistado

Responsive image

by Mirian Díaz
Te contamos cómo acabar con los pelos enquistados para evitar su infección y lucir una piel sana y libre de vello
 

El vello se puede enquistar en cualquier zona del cuerpo y las causas pueden ser diversas, aunque la más común guarda relación con la depilación. Algunos especialistas opinan que el riesgo de quedarse enquistado en la piel aumenta cuanto más fuerte sea, de ahí que recomienden utilizar la técnica del láser o en segundo lugar la cera. La última opción sería rasurar la piel con cuchilla.

¿Por qué aparece el pelo enquistado?

La foliculitis es una afección cutánea que tiene lugar después de la depilación. Se trata de pelos encarnados, cuya consecuencia es la inflamación del folículo piloso. Esto sucede cuando la salida del pelo es frenada por la barrera de la epidermis, lo que le impide salir al exterior. Esto hace que se quede enquistado y que el folículo se infecte, dando lugar a la aparición de granitos y en última instancia de quistes.

El pelo enquistado suele aparecer en las zonas que solemos depilar con mayor frecuencia, como axilas, piernas, inglés o pantorrillas, aunque también aparece en las zonas sometidas a mayor roce.

Los pelos enquistados no son un problema que deba preocuparnos en exceso. Sin embargo, es preciso evitar que se infecten y que generen efectos más severos. Además, no hay que olvidar que pueden provocar cicatrices y manchas en la piel. Por esa razón hay que eliminarlos adecuadamente.

Métodos profesionales para eliminar pelos enquistados

En realidad, la foliculitis y el enquistamiento son dos conceptos que conviene diferenciar, pues este último suele acarrear infecciones. De cualquier forma, algunas personas pueden presentar una tendencia mayor al enquistamiento a pesar de no utilizar el rasurado como método habitual de depilación.

La foliculitis suele tratarse con efectividad a través de cremas antibióticas. Este método resulta muy eficaz y los resultados comienzan a notarse en poco tiempo. De cualquier forma, siempre y cuando no se manipulen, estas afecciones suelen desaparecer por sí solas. Otro caso diferente es la formación de quistes, sobre los que puede llegar a emplearse la cirugía.

Métodos caseros para tratar los pelos encarnados

El aceite de oliva es uno de los métodos más habituales para evitar el vello enquistado. Los especialistas o dermatólogos aseguran que no resulta dañino para la piel. De hecho, ayuda a ablandarla y bajar la inflación provocada.

Ciertamente, puede no ser el método idóneo, pero en muchos casos puede funcionar. No obstante, si la piel presenta algún signo de infección, como enrojecimiento, inflamación, dolor o pus, lo más recomendable es acudir al especialista.

Otro de los métodos más comunes que se utilizan para evitar la foliculitis guarda relación con la hidratación. Si mantenemos nuestra piel hidratada, el número de pelos encarnados puede reducirse o aparecer de una forma menos severa.

Cómo prevenir su aparición

  1. En primer lugar es conveniente cuidar la piel antes de la depilación, especialmente si hablamos de una piel sensible. En este sentido, la exfoliación resulta muy importante para acabar con las células muertas que obstruyan los poros. Así el vello saldrá con mayor facilidad y se evitará la aparición de pelos enquistados.
  2. En segundo lugar, es preciso llevar a cabo una depilación adecuada. Puede que depilarse con cuchilla sea un método rápido y cómodo para las mujeres que apenas tienen tiempo. Si es tu caso, asegúrate de utilizar una cuchilla limpia y pasarla en la dirección del crecimiento del vello para evitar que se enquiste. Si puedes elegir, la mejor opción para evitar los pelos enquistados es el láser. De hecho, en la primera sesión si eliminan gran parte de los vellos encarnados.
  3. Para evitar su aparición también tenemos que tener en cuenta la hidratación para después de la depilación. Lo ideal es tratar la zona con productos calmantes y antisépticos que exfolien de forma suave al mismo tiempo que hidratan la piel y evitan el desarrollo de bacterias.