4 elementos esenciales en casa

Responsive image

by Carmen Reija. Farmacéutica y divulgadora sanitaria
A pesar de que las necesidades personales son diferentes, existen una serie de elementos que resultan esenciales, para que sintamos una cierta tranquilidad cuando nos encontramos en nuestro hogar. Además, el aumento de precio de los productos básicos, convierte en imprescindible que mantengamos hábitos saludables, por supuesto, pero a un precio asumible. Resulta más fácil de lo que crees si organizas tu tiempo y tu casa de manera adecuada. No desesperes.
 

La falta de tiempo que te atenaza para elaborar menús saludables para todos los miembros de la casa no puede paralizarte ni caer en la rutina de "comer lo primero que te encuentres a mano". Tienes poco tiempo para cocinar, recoger, hacer la compra y todo lo demás, pero planificar tus menús, organizar tu compra, mirar las ofertas y contar con los elementos esenciales para "sobrevivir" saludablemente, te ayudará a conseguirlo.

Resulta fundamental que todos los miembros de la casa tengan sus propias obligaciones y participen en el buen funcionamiento de la dinámica vital. Para reducir la tensión asociada a la actividad de hacer la compra, sería recomendable elaborar una lista general que incluya los productos de uso habitual esenciales para mantener hábitos saludables. De manera general, se recomienda incluir:

1-Productos de limpieza (lejía, detergente y suavizante, por ejemplo) y productos cosméticos de uso habitual (gel de baño, papel higiénico, champú o pasta de dientes, entre otros) que utilizarás según los vayas necesitando. No acumules nada innecesario y no los repongas hasta que se vaya acabando.

2-Alimentos de larga duración a los que puedes recurrir en cualquier momento para elaborar una receta saludable.

Arroz, pasta, conservas de pescado y marisco (sardinas, berberechos, mejillones, caballa o atún, por ejemplo), bricks de leche (adaptada a todos los miembros y sus necesidades), tomate en conserva, salsas bajas en calorías, legumbres (frescas y en conserva), especias, miel, azúcar y aceite, entre otros, duran mucho tiempo si los mantienes en condiciones adecuadas.

Revisa las etiquetas en las que se indican las fechas de caducidad y consumo preferente para que no se estropeen y, además de tener que tirarlos, ocupen un espacio que necesitas para conservar otros alimentos.

3-Productos frescos que precisan refrigeración en nevera. Embutidos, huevos, verduras, frutas (naranja, limón, mandarina o kiwi, por ejemplo), mantequilla, margarina, queso para untar, pescado y carne frescos, entre otros.

No pienses que, por estar refrigerados en la nevera, van a durar eternamente. Se estropean y pierden sus propiedades nutritivas si los conservas durante un tiempo excesivo.

No acumules alimentos innecesarios porque cuentas con un espacio limitado y no podrás guardar lo que de verdad necesitas. Organiza racionalmente tu compra y utiliza lo que ya tienes en casa antes de que se estropee y tengas que tirarlo.

4-El congelador es un elemento imprescindible para quienes tienen poco tiempo porque permite almacenar muchos alimentos que, de otra forma, no tendrías accesibles. Pescado, verduras, carne o platos cocinados, por ejemplo, pueden ser elaborados con rapidez tras sacarlos del congelador.

Utiliza los alimentos por fechas, empezando por los más antiguos y llevan más tiempo en tu congelador, porque deben ser empleados antes. Así evitarás que envejezcan y se estropeen.