Los óvulos vitrificados durante tiempo mantienen intacta su calidad

Responsive image

by Ángela Zorrilla
Gracias a la congelación de óvulos o vitrificación ovocitaria se pueden guardar los óvulos maduros de una mujer para emplear en el futuro con la misma probabilidad de embarazo que había en el momento en que se hizo ese tratamiento.
 

Investigadores de Eugin, centros de reproducción asistida y fertilidad, han corroborado que los ovocitos vitrificados durante largos periodos de tiempo, es decir, entre 4 y 8 años, mantienen intacta su calidad. Para ello, han analizado más de 5.000 ciclos de fecundación in vitro en pacientes que emplearon óvulos de donante previamente vitrificados.

Según las conclusiones, presentadas en el 38º Congreso Anual de la Sociedad Europea de Reproducción Humana y Embriología (ESHRE), tras un análisis donde se tuvieron en cuenta un elevado número de variables, no se identificaron diferencias ni en tasas de supervivencia ni de fecundación en aquellos ovocitos almacenados entre 4 y 8 años con respecto a los que se conservaron durante temporadas más cortas. Las tasas de embarazo y de bebé nacido se mantuvieron también altas.

"Actualmente, la vitrificación es el método más eficaz para la congelación de ovocitos y preservación de la fertilidad. Sin embargo, al ser una técnica relativamente reciente, ya que se empezó a usar de forma rutinaria hace unos 10 años, no se conocía el efecto del almacenamiento de los ovocitos en bancos de nitrógeno a largo plazo", ha señalado el doctor Marc Torra-Massana, biólogo de Eugin e investigador principal del estudio.

En concreto, el método que se emplea en la vitrificación ovocitaria es la congelación ultrarrápida, mediante la que se sumergen los óvulos en nitrógeno líquido a -196ºC. De esta manera, las células se mantienen inalteradas durante un tiempo indefinido, hasta que se utilizan. En Eugin los ovocitos se conservan en unos recipientes de última generación conocidos como tanques de nitrógeno líquido en fase vapor.

Vitrificar para preservar la fertilidad

La congelación de óvulos o vitrificación ovocitaria se utiliza para la preservación de la fertilidad de la mujer. Con esta técnica se pueden guardar los óvulos maduros de una mujer para emplear en el futuro con la misma probabilidad de embarazo que en el momento en que se hizo ese tratamiento. Por ejemplo, una mujer podría vitrificar sus óvulos con 29 años y utilizarlos con 40, conservando la probabilidad de embarazo del momento de la vitrificación.

La vitrificación ovocitaria se emplea por motivos médicos, es decir, en pacientes que se someten a tratamientos muy agresivos para su fertilidad, como los oncológicos, o a cirugías ginecológicas; y también se recurre a ella por motivos sociales, es decir, si la mujer decide posponer la maternidad por motivos personales.

Este procedimiento se suele realizar para mujeres de hasta 40 años (aunque se aconseja especialmente para las de menos de 35) que en el futuro quieren ser madres, ya que según la edad que tenga la mujer en el momento de la congelación de ovocitos, la tasa de éxito del tratamiento de congelación de óvulos varía. Por esta razón, cuanto más joven se preserva la fertilidad, mejores tasas de éxito se registran.

"Los resultados de este estudio, en el que hemos trabajado durante 8 años, entre 2013 y 2021, suponen un paso más en el conocimiento de la vitrificación aplicada a la criopreservación de ovocitos. Nos permiten concluir que esta técnica es una buena alternativa para pacientes jóvenes que requieran conservar sus óvulos a largo plazo, al tiempo que aportan nuevos escenarios en los programas de ovodonación, tratamientos con una demanda social creciente", ha indicado Torra-Massana.