Menstruación y vacuna covid-19: estas son las alteraciones más frecuentes

Responsive image

by María Robert 
El 42% de las personas menstruantes experimentó un aumento del sangrado en las dos semanas siguientes a vacunarse
 

A principios de 2021, muchas personas comenzaron a compartir que experimentaron un sangrado menstrual irregular después de la inoculación con la vacuna SARS-CoV-2. El «proyecto EVA» de la Universidad de Granada ha investigado el cambio de patrón de sangrado menstrual en el mayor estudio realizado hasta la fecha. Así, la muestra, compuesta por 35.000 personas menstruantes, ha revelado que el 42% de los participantes reportaron aumento del sangrado durante las dos semanas siguientes a ponerse la inyección.

El estudio, publicado en la revista Science Advances, ha lanzado una encuesta virtual para personas menstruantes españolas y que han recibido la pauta completa de vacunación. En ella han recogido datos sociodemográficos y clínicos: tipo de vacuna administrada y cambios percibidos en relación a la duración del ciclo, cantidad de sangrado, dolor, presencia de coágulos y síntomas premenstruales. Casi 23.000 participantes han respondido la encuesta, de las que 14.153 han cumplido los criterios de inclusión y exclusión de la investigación.

De la muestra se concluye que el 78% de los participantes ha percibido cambios en los síntomas premenstruales y menstruales tras la administración de la vacuna. En resumen, las mujeres que han notificado alteraciones son algo más mayores (especialmente por encima de los 35 años) y ligeramente más fumadoras que las mujeres que no han percibido cambios.

Alteraciones leves y muy frecuentes

Por otro lado, las alteraciones en síntomas premenstruales más prevalentes son mayor cansancio (43%), distensión abdominal (37%), irritabilidad (29%), tristeza (28%) y dolor de cabeza (28%). Los cambios en síntomas menstruales más frecuentes son mayor cantidad de sangrado (43%), dolor (41%), retraso en la menstruación (38%) y menos días de sangrado (34.5%).

La investigadora del Departamento de Enfermería de la UGR Laura Baena García encabeza este trabajo. "Los ensayos clínicos realizados para el desarrollo de las vacunas contra la COVID-19 no incluyeron el registro de posibles cambios premenstruales y menstruales después de la administración de las dosis. Tras la puesta en marcha de la campaña de vacunación, muchas mujeres detectaron cambios en su ciclo menstrual. Por este motivo, se puso en marcha el proyecto EVA, cuyo objetivo es determinar si existe asociación entre la vacuna contra el virus SARS-CoV-2 y las alteraciones menstruales", detalla.

Es el primer estudio en población española que recoge los cambios percibidos tanto en síntomas premenstruales como menstruales derivados de la vacuna contra la COVID-19. "Las mujeres vacunadas perciben alteraciones leves en ambos momentos del ciclo. Se necesitan más estudios para describir los mecanismos fisiológicos que explican estas alteraciones", argumenta Baena.