No, el deporte no contrarrestra una dieta poco saludable

Responsive image

by María Robert 
Una nueva investigación ha encontrado que los altos niveles de actividad física no evita los efectos perjudiciales de una dieta deficiente
 

El ABC de una vida saludable pasa por una alimentación equilibrada y la práctica regular del ejercicio físico; ninguno de los factores de la ecuación puede fallar, como bien ha reafirmado una nueva investigación. El estudio, impulsado por expertos de la Universidad de Sydney, ha concluido que los altos niveles de actividad física no contrarrestan los efectos perjudiciales de una dieta deficiente sobre el riesgo de mortalidad.

En concreto, encontró que los participantes que practicaban altos niveles de actividad física y llevaban una dieta de alta calidad tenían un menor riesgo de mortalidad.

Publicado en el British Journal of Sports Medicine, los investigadores examinaron los efectos independientes y conjuntos de la dieta y la actividad física con todas las causas, enfermedades cardiovasculares y mortalidad por cáncer utilizando una gran muestra basada en la población (360.600) de adultos del Biobanco de Reino Unido. El Biobanco del Reino Unido es un estudio biomédico de cohortes a gran escala que contiene información biológica, conductual y de salud detallada de los participantes.


Disminuye la mortalidad por todas las causas

Las dietas de alta calidad incluían al menos cinco porciones de frutas y verduras todos los días, dos raciones de pescado por semana y un menor consumo de carnes rojas, especialmente carnes procesadas.

El estudio reveló que para aquellos que tenían altos niveles de actividad física y una dieta de alta calidad, su riesgo de mortalidad se redujo en un 17% por todas las causas, un 19% por enfermedades cardiovasculares y un 27% por cánceres, en comparación con aquellos con peor dieta y físicamente inactivos.

La autora principal, la profesora Melody Ding, del Centro Charles Perkins y la Facultad de Medicina y Salud de la Universidad de Sydney, señala que "tanto la actividad física regular como una dieta saludable juegan un papel importante en la promoción de la salud y la longevidad".

"Algunas personas pueden pensar que podrían compensar los impactos de una dieta deficiente con altos niveles de ejercicio o compensar los impactos de una actividad física baja con una dieta de alta calidad, pero los datos muestran que, lamentablemente, este no es el caso", agrega.

"Seguir una dieta de calidad y suficiente actividad física es importante para reducir de manera óptima el riesgo de muerte por todas las causas, enfermedades cardiovasculares y cáncer", apunta el coautor del estudio, Joe Van Buskirk.

Efectos a largo plazo

Otros estudios han determinado previamente que el ejercicio de alta intensidad puede contrarrestar las respuestas fisiológicas perjudiciales al comer en exceso. Sin embargo, los efectos a largo plazo sobre cómo la dieta y la actividad física interactúan entre sí han sido hasta ahora menos explorados. Los hallazgos de este estudio confirman la importancia tanto de la actividad física como de la dieta de calidad en la mortalidad.

"La salud pública debe centrarse en promover tanto la actividad física como las pautas dietéticas para promover una longevidad saludable", añade.