Ahorra este verano en tu factura de luz

Responsive image

by Sonia Baños
¿Preocupada por tu próxima factura de la luz? Con la llegada del verano nuestro gasto en energía eléctrica se dispara por el uso, sobre todo del, aire acondicionado. El calor es insoportable y su uso es casi obligado pero, ¿sabías que con algunos pequeños trucos puedes bajar la factura de la luz de forma considerable? Hoy te los contamos.
 

El objetivo este verano es conseguir pasar el menos calor posible, pero sin dejarnos el sueldo en la factura de la luz. Para ello, basta poner en práctica algunos trucos que te enseñarán a sentirte a gusto en tu casa sin necesidad de sentir que estás en el polo norte.

  1. Lo primero que debes saber a la hora de intentar ahorrar en tu factura eléctrica es saber qué potencia tienes contratada en tu hogar. Ten en cuenta que, la potencia contratada es un gasto fijo que, en algunos casos, estamos pagando de más sin ser conscientes de ello. Contrata la potencia justa y necesaria.

  2. Busca, compara y, si es necesario, cambia. No te niegues a cambiar de compañía si en otra te ofrecen mejores condiciones. Eso sí, asegúrate que realmente es real esa rebaja. Analiza, estudia, pregunta las dudas y, si realmente notas que podrías ahorrarte algunos euros, cambia.

  3. Utiliza bombillas de bajo consumo en tu hogar. Cambia todas las bombillas de tu casa por otras de bajo consumo. Al principio será un gasto elevado pero plantéatelo como una inversión. Piensa que este tipo de bombillas gastan entre un 50% y un 80% menos que las clásicas y pueden llegar a durar hasta 10 veces más.

  4. Aprovecha la ventilación cruzada. Para esta fresquito en casa y evitar usar más de lo necesario el aire acondicionado, abre puertas y ventanas enfrentadas para crear corrientes de aire. Si además te ayudas de un ventilador, la sensación de frescor será la ideal.

  5. Usa el aire acondicionado de una manera racional. Es decir, no es necesario que estés a 19º en casa. Lo ideal es tener una temperatura constante de entre 23 y 24 ºC. Recuerda usar en modo eco, en el caso de que tu aparato de aire acondicionado disponga de él y apágalo cuando estés fuera de casa.

  6. Opta por los ventiladores en lugar del aire acondicionado. Los ventiladores de pie, de techo o los climatizadores gastan menos energía eléctrica que el aire acondicionado.

  7. Evita dejar los aparatos eléctricos en reposo. Cuando la televisión, el ordenador o la cafetera no se utilicen, no los dejes en stand by. La pequeña luz que aparece cuando determinados electrodomésticos están en reposo gasta energía eléctrica de forma innecesaria y constante. Puedes optar por usar regletas con interruptores para apagar y encender.

  8. Aprovecha la luz del día lo máximo posible. En verano los días son más largos, por lo que puedes disfrutar de más horas de luz natural. Abre las persianas y dejar que la luz del exterior entre en tu casa el máximo de horas posible y así evitar encender bombillas.