5 beneficios de vivir cerca del mar

Responsive image

by Estefanía Grijota
Mucho se ha hablado de los espacios verdes y de su impacto positivo en la salud física y mental, que son muchos, pero vivir cerca del mar aporta muchos más beneficios que el evidente relajamiento y la sensación de dejarse llevar.
 

¿Has oído hablar del espacio azul y sus beneficios? Los espacios azules se refieren a cuerpos de agua como mares, costas, ríos, lagos y cascadas e incluso fuentes, y sus efectos positivos han sido estudiados durante al menos una década por científicos, dejando atrás una buena cantidad de investigación al respecto.

Las conclusiones son convincentes: estar junto al agua es bueno para el cuerpo y la mente. Solo por nombrar algunas. Las personas que visitan o viven en espacios azules dicen sentirse más felices.

Algunos beneficios de vivir cerca del mar

El ejercicio físico más intenso se realiza en espacios verdes. Sin embargo, los estudios han encontrado que estar cerca del agua ayuda a prevenir enfermedades como las afecciones cardiovasculares, la obesidad y el cáncer, ya que aumenta la probabilidad de hacer ejercicio.

Vivir cerca de la costa puede tener beneficios particulares para la salud y está asociado con un uso más frecuente del agua y más actividad física. La proximidad a la costa proporciona experiencias reparadoras, ya que el paisaje sonoro junto al mar reduce el "ruido de la mente".

Sin duda, el hecho de estar cerca de la costa ya en sí es un beneficio. Tú misma habrás notado cómo cada vez que te bajas del coche, el autobús o aterrizas de un avión y respiras, de repente, el aire huele ya a mar, el ambiente cambia y lo notas desde el minuto uno. Pero ¿cuáles son sus beneficios más reales y directos?

1. Respira aire más limpio

El aire es más limpio junto al mar, ya que las grandes partículas de sal marina en el aire atraen las gotas de agua más pequeñas que se forman alrededor de las partículas de contaminación del aire.

2. Aumenta tus niveles de vitamina D

Estar junto al mar infunde el deseo de disfrutar del aire libre, lo que significa que estás absorbiendo los rayos del sol. El cuerpo utiliza los rayos ultravioleta del sol para fabricar vitamina D en las capas internas de la piel.

3. Mejora tu salud física

Una vez más, la belleza natural de los paisajes oceánicos inspira a patear la arena y hacer ejercicio. Si agrega a la ecuación que moverse en el agua junto con respirar el aire más limpio, tiene una combinación ganadora.

4. Ayuda a dormir mejor

La suave cadencia del agua es relajante, y dar un paseo costero mejora la calidad del sueño.

5. Puede ser una ayuda para la depresión y la ansiedad.

Estar cerca del océano es restaurador y edificante, promueve la producción de dopamina. De hecho, puede calmar tu sistema nervioso mientras inhalas la brisa marina y escuchas el suave y relajante chapoteo de las olas.

Foto principal: Pexels