5 tipos de sal y su uso en la cocina

Responsive image

by Estefanía Grijota
Ese pellizco que no debe faltar en casi ningún plato, la SAL. Un ingrediente indispensable en la cocina es el gran aliado de todos los sabores, realzándolos, equilibrándolos y haciendo de cualquier comida una delicia para el paladar.
 

Poco a poco, del mundo de la gastronomía hemos ido tomando distintos elementos para nuestras preparaciones diarias, sin duda en los últimos años la sal y sus diferentes tipos han echado raíces en nuestras cocinas e incluso en los tratamientos.

Pero, ¿cuál es la diferencia entre la sal marina y la sal rosa del Himalaya? ¿Afectan los sabores? ¿Cuál es el más adecuado para tu dieta diaria? Pues bien, hoy te mostramos una lista de 5 tipos de sal y qué uso le puedes dar en tu cocina.

1. Sal de mesa y sal marina

Es el más conocido por ser muy fácil de encontrar en el supermercado, es de esos que nunca faltan en la despensa. Normalmente se extrae de las sales marinas y se procesa para obtener esa textura tan fina. Su ventaja es que se disuelve fácil y rápidamente durante la preparación, por lo que es ideal para corregir sabores.

Por otro lado, la sal marina suele ser más espesa y como dato curioso… ¡No siempre procede del mar! Este tipo de sal también se puede extraer de algunas minas y por ello tiene un aspecto tan característico. Es perfecto para encurtidos, carnes rojas y pescados.

2. Sal negra y sal de Kala Namak

La sal negra se extrae de Hawaii y cuando se mezcla con carbón activado se obtiene este color tan particular y es perfecta para carnes y pescados que se van a preparar a la parrilla, ya que le da un toque ahumado más profundo, también se utiliza para la decoración, ya que contrasta muy bien con casi cualquier color.

A diferencia de la sal negra, la sal de Kala Namak se extrae de una mina en la India y su color es más gris porque tiene más azufre entre sus elementos. Es precisamente ese elemento el que hace que esta sal destaque porque aporta un ligero sabor a huevo para los veganos y resalta los sabores de platos especiados y algunas salsas de yogur.

3. Sal rosa o sal del Himalaya

El hermoso tono de esta popular sal se debe a su origen. Hablamos de la mina de Khewra, Pakistán porque su alta concentración de hierro le da ese color rosa. Puede tener diferentes espesores y poco a poco se ha convertido en un sustituto de la sal de mesa y un gran elemento de decoración.

4. Sal gris o sal celta

Extraído del Mar Céltico, tiene un alto contenido en potasio y magnesio, y debido a su elaboración artesanal, no contiene ningún otro aditivo. Según los expertos, esta sal tiene sabor a "mar". Cabe señalar que no se disuelve rápidamente ya que solo se puede encontrar en granos gruesos.

5. Sal azul persa

¡Con un color extraordinario! Esta sal proviene de una roca que se formó tras la evaporación de algunos mares o lagos y solo se puede extraer de las montañas del norte de Irán. Su peculiar color se debe al alto contenido en cloruro de potasio. También tiene un sabor suave y ligeramente ácido, por lo que es delicioso con foie gras, trufas, mariscos, carnes y algunos cócteles.

Sal de gusano

Una sal de origen 100% mexicano se elabora con gusano de maguey seco, tostado y molido, al que se le agrega sal y chile para obtener una explosión de sabores. Es ideal para acompañar el mezcal, pero también puedes agregarlo a esos deliciosos elotes asados o un plato de crudités.

¿Cuál agregarás a tu despensa?

Foto principal: Pexels