7 opciones de tratamiento del tic en el párpado

Responsive image

by Carmen Reija. Farmacéutica y divulgadora sanitaria
El tic en párpado o blefaroespasmo describe los espasmos de los músculos del párpado, que se producen sin que puedan ser controlados. El párpado puede cerrarse de manera repetitiva y volver a abrirse. Una vez que empiezan los espasmos, pueden continuar de manera intermitente durante varios días hasta desaparecer. La mayoría de las veces es ocasional y molesto, aunque algunas personas ni siquiera lo perciben.
 

El término tic en el párpado o blefaroespasmo describe las contracciones involuntarias de los músculos del párpado, que pueden ocurrir con mayor o menor intensidad, produciendo malestar a quien lo padece y llegando a ser visibles cuando esta intensidad es elevada.

Los espasmos del párpado no son un signo de enfermedad. Suelen ser debidos a que quien los sufre está viviendo un periodo de nerviosismo, cansancio, estrés o alimentación y/o hidratación inadecuadas. También la fatiga y el consumo excesivo de cafeína y alcohol o el efecto secundario de medicamentos utilizados para tratar dolores de cabeza, pueden generarlos.

Estos tics palpebrales se producen por brotes, suelen durar unos días y desaparecen sin tener que ser considerados como un problema importante. En ocasiones, el espasmo del párpado dura más tiempo, es bastante molesto y puede causar el cierre completo de los párpados.

Se suelen presentar en forma de contracciones o espasmos repetitivos e incontrolables del párpado, más o menos apreciables por un observador externo, que afectan generalmente al párpado superior. También se presenta sensibilidad a la luz (en ocasiones, es la causa de las contracciones), visión borrosa y problemas leves de visión asociados a esas contracciones.

Estas contracciones pueden ser causadas por irritación de la superficie del ojo (córnea) o de las membranas que recubren los párpados (conjuntiva). No siempre es posible encontrar la razón de las contracciones del párpado.

El blefaroespasmo no suele precisar ningún tratamiento, pero suele recomendarse:

1-No consumir cafeína ni alcohol. Estos elementos provocan una afectación nerviosa que no favorece a la resolución de las contracciones que caracterizan el blefaroespasmo.

2-Descansar. Es fundamental disfrutar de un correcto descanso para recuperar la energía consumida a lo largo del día.

3-Reducir el nivel de estrés.

4-Dormir las horas suficientes para lograr un descanso adecuado.

5-Mejorar la lubricación de los ojos con algún colirio específico que favorezca la humectación de la conjuntiva ocular.

6-Si las contracciones son intensas o duran mucho tiempo, los espasmos se pueden controlar aplicando localmente inyecciones de toxina botulínica.

7-En algunos casos, muy poco frecuentes de blefaroespasmo grave, una cirugía cerebral puede estar indicada.

El pronóstico depende del tipo específico o causa del blefaroespasmo. En la mayoría de los casos, los espasmos desaparecen en una semana. Si no es así y permanecen en el tiempo, podría presentarse una pérdida de visión, por ejemplo, aunque no es frecuente que se produzca.

Consulta a tu médico de atención primaria o a un médico especializado en el cuidado de los ojos (un oftalmólogo) si el blefaroespasmo no desaparece al cabo de una semana, las contracciones cierran el párpado completamente o afectan a otras partes de la cara, se produce la caída del párpado superior o se presenta enrojecimiento, hinchazón o secreción de un ojo.