Dispareunia: ¿por qué aparecen dolores durante el sexo?

Responsive image

by María Robert
Entre el 8 y el 22% de las mujeres sufre relaciones sexuales dolorosas, según los datos más recientes de la Organización Mundial de la Salud
 

Entre el 8 y el 22% de las mujeres sufren relaciones sexuales dolorosas, según los datos más recientes de la Organización Mundial de la Salud. Pese a su preocupante prevalencia, la dispaurenia (como se conoce a la sensación dolorosa y reiterada provocada por el sexo), sigue siendo una gran desconocida. Este trastorno, recuerdan los expertos, se caracteriza por el dolor y las molestias en el bajo vientre y la vagina durante las relaciones sexuales y la penetración.

Es preciso señalar, apunta la doctora Mª Carmen Sanabria, ginecóloga de la Clínica Sababria, que "la dispareunia no se ciñe exclusivamente a las relaciones heterosexuales: es un trastorno que afecta a la mujer, independientemente de sus preferencias sexuales".

En cuanto a sus causas, tanto el dolor producido al ingresar el pene como a uno más intenso ante la penetración profunda, podrían estar asociadas a una variedad de factores, entre ellos: falta de lubricación, lesiones, traumatismos o irritación, inflamación, infección o trastorno en la piel, vaginismo, ciertas enfermedades, cirugías y tratamientos médicos, o incluso una problema presenta al nacer.

En este sentido, exponen los expertos de Sanitas, "muy a menudo se asocia al vaginismo, aunque también puede producirse durante el puerperio en caso de que se haya realizado una episiotomía". También enfermedades pélvicas como la endometriosis, la enfermedad inflamatoria pélvica, la anovulación o la hiperprolactinemia, entre otras muchas. Otras causas son las infecciones urogenitales o el uso de jabón para el lavado vaginal o el contacto con agentes espermicidas.

Sin embargo las emociones también están íntimamente conectadas con la actividad sexual, por lo que pueden ser un factor en cualquier tipo de dolor sexual. "La falta de excitación durante la penetración, especialmente cuando ésta se produce sin preparación (prolegómenos), haber recibido una mala educación sexual, tener problemas de ansiedad o emocionales o haber vivido experiencias traumáticas", agregan.

Consejos para afrontar la dispareunia

La principal recomendación en caso de sufrir dispareunia es consultar con un médico, si las causas son físicas, o con un psicólogo o sexólogo, si deben a problemas emocionales o psicológicos. Ellos valorarán la situación y decidirán cuál es el tratamiento más adecuado en función del origen del problema.

Del mismo modo, explican los especialistas, es importante el modo de afrontar la relación sexual. Así, es conveniente tomarse el tiempo para los juegos preliminares que permitan alcanzar el estado de excitación y lograr una adecuada lubricación que facilite la penetración.

Asimismo, algunas posiciones sexuales son más favorables a la hora de controlar la penetración, como que la mujer se sitúe encima del hombre o que éste realice el coito desde atrás o lateralmente.

Por otro lado, aconsejan evitar la la penetración profunda, utilizar lubricantes (especialmente si la mujer sufre sequedad vaginal), y que la mujer aprenda a contraer y dilatar a voluntad los músculos vaginales y del suelo pélvico.