¿Sufres el síndrome del agotamiento amoroso?

Responsive image

by Sofía Borrás
Del amor al odio hay un paso, y cuando una pareja convive durante demasiado tiempo con problemas, peleas o incomunicación, es habitual que las emociones positivas se transformen en infelicidad.
 

El burnout amoroso es un síndrome muy común en relaciones que están expuestas a situaciones altamente estresantes en las que tienen que conciliar el cuidado de su familia con las exigentes obligaciones laborales, el cuidado de otras personas o las tareas domésticas. Psicopartner, el último concepto de psicoterapia y referente en el sector de la salud de la psique y terapia de pareja, nos lo explica en algunas claves y cómo ponerle solución.

_¿Qué es? Inicialmente este término hacía referencia a una forma de estrés laboral. Trasladado a la pareja, este desgaste extremo prolongado se ha bautizado como "burnout amoroso", un síndrome muy común que sufren muchas relaciones.

_Cómo se manifiesta. Los síntomas de fatiga y agotamiento son solo algunas de las manifestaciones de este burnout. Además, las personas que lo sufren no logran conciliar el sueño, se sienten frustrados, culpan a las personas de su alrededor, prefieren aislarse y renunciar a la vida social, se sienten solos, sufren ataques de ansiedad… E incluso, pueden experimentar dolores musculares, cefaleas, problemas gastrointestinales, insomnio y cansancio extremo.


_El principal indicador. Los profesionales asocian como principal causa a este fenómeno, la falta de confianza en uno mismo. La sensación de fracaso en la pareja puede llevar a que cada uno se cuestione su capacidad de amar y ser amado. Tendemos a atribuirnos una responsabilidad excesiva ante los problemas, esto hace que, además de desconfiar de nosotros mismos, lo hagamos con la gente que nos rodea, especialmente, de la pareja.

_Cambio de prioridades. Cuando una relación comienza lo hace con las expectativas de ambos flotando sobre la pareja; pero la vida siempre tiene otros planes. Esas expectativas pueden cambiar con el tiempo e ir en direcciones opuestas; esto es algo natural, estamos en continua evolución y no se puede evitar. La solución es ser honestos y ver a la pareja como un compañero/a de viaje.

_Sociedad hedonista. En los últimos años, la sociedad ha experimentado un cambio muy brusco en cuanto a las maneras de ver la vida y los valores de cada individuo. Y como consecuencia de ello, el modelo de pareja también ha ido cambiando. La falta de compromiso, la insaciable búsqueda de placer o la carencia de esfuerzo son agentes que hacen que una relación se estropee.

_Hablar de ello. La falta de comunicación es la principal razón por la que una pareja acude a terapia, no solo sienten que no hablan lo suficiente, sino que cuando lo hacen parece que el mensaje no llega correctamente. Puede ser que el emisor no sepa expresarse con claridad o que el receptor no sepa escuchar, normalmente es una mezcla de los dos y la clave está en asumir que ambos tienen parte de responsabilidad.

_Hobbies individuales. Es importante que cada miembro de la pareja tenga tiempo para hacer las actividades que le gustan sin interrupciones. No importa lo que sea, lo esencial es garantizar que sea un momento para ellos mismos. El bienestar personal será beneficioso para toda la familia.

_Contar con la ayuda de un profesional. Existen tratamientos psicológicos eficaces que ayudan a que la pareja pueda identificar cuáles son las áreas en las que no funcionan satisfactoriamente y trabajen conjuntamente para darse otra oportunidad, esta vez con ayuda de un terapeuta de pareja.