Claves para reciclar correctamente

Responsive image

by Sofía Borrás
Repasamos las claves esenciale del reciclaje para que puedas aplicarlas en tu hogar.
 

- Los envases de plástico, metálicos y briks, en el contenedor amarillo: latas de refresco, conservas, aerosoles vacíos, botes de detergente, vasos de plástico o envases de yogures deben tirarse en el contenedor amarillo, aplastándolos antes de desecharlos para optimizar el espacio. Por otro lado, aquellos plásticos como juguetes, biberones, cubos o cápsulas de café no se consideran envases y, por lo tanto, deben ir al contenedor de restos no orgánicos.

- En el contenedor verde, el vidrio: todo tipo de botellas, frascos y tarros de cristal deben depositarse en este contenedor. Además, es imprescindible quitar los tapones o los corchos que lo sellan, ya que estos se almacenan en el contenedor de los envases. Por otro lado, es necesario llevar a un punto limpio aquellos elementos de cristal que contengan sustancias perjudiciales como los televisores, las bombillas o los relojes.

- Al contenedor azul, el papel y el cartón: en este contenedor deben desecharse los periódicos, revistas, folletos de publicidad, hueveras y cajas de cartón. Antes de hacerlo, es preciso separar los elementos adheridos a estos productos como cintas adhesivas, clips o grapas que pertenecen al contenedor de restos no orgánicos.

- Los restos orgánicos, en el contenedor marrón: los residuos que se generan al preparar la comida como cáscaras de fruta o huevo y espinas de pescado se depositan en el contenedor específico para materia orgánica.

- El material no orgánico, al contenedor gris: esto equivale a todos los elementos que no se pueden reciclar como, por ejemplo, las toallitas húmedas, los pañales, arena de mascotas o las compresas. Por otra parte, cabe mencionar que existen otro tipo de residuos como la ropa, los medicamentos, el aceite, los electrodomésticos o las pilas que cuentan con contenedores específicos para su correcta clasificación. Por ejemplo, los envases de medicamentos vacíos o con restos de fármacos es necesario llevarlos al Punto SIGRE de la farmacia.

Siguiendo estos consejos sobre reciclaje que nos trae Sanitas se pueden obtener beneficios para el medio ambiente, tales como el ahorro de materias primas, un menor gasto de agua y del consumo de energía y una reducción de las emisiones de gases de efecto invernadero. Todo ello reducirá el impacto que la actividad humana tiene sobre el planeta, contribuirá a proteger el medio ambiente y a cuidar la salud de las personas.