Causas de un ictus, cómo detectarlo y cómo tratarlo

Responsive image

by Sonia Baños
Un ictus se produce cuando el suministro de sangre al cerebro se interrumpe. Esto puede ser debido a un bloqueo en una de las arterias que llevan sangre al cerebro, o a un derrame de sangre en el cerebro. Los síntomas de un ictus incluyen debilidad en un lado del cuerpo, pérdida de sensibilidad, dificultad para hablar o para entender lo que otros dicen, y dificultad para ver.
 

Si se sospecha que alguien está sufriendo un ictus, es importante llamar a emergencias para que puedan recibir atención médica de inmediato. Los ictus pueden tener muchas causas diferentes. Algunas de las causas más comunes de un ictus son la hipertensión, el colesterol alto, la diabetes, el tabaquismo, el consumo excesivo de alcohol, y la falta de actividad física. También existe un factor de riesgo genético para sufrir un ictus, por lo que es fundamental hablar con un médico si existe cualquier historia familiar de ictus.

Es crucial conocer con exactitud los síntomas principales de un ictus para poder tratarlo lo antes posible. Los síntomas más reconocibles son:

  1. Dolor de cabeza cerca del cuero cabelludo.

  2. Visión borrosa.

  3. Dificultad para hablar o entender lo que se dice.

  4. Sensación de pesadez o debilidad en una de las extremidades.

  5. Sensación de pérdida de equilibrio.

  6. Debilidad en una de las partes del rostro.

  7. Pérdida de fuerza en las extremidades.

  8. Sentir que el cuerpo está paralizado.

  9. Sentir que nos mareamos.

  10. Sentir temblores.

Es importante tener en cuenta que, debido a los efectos del ictus, algunos pacientes pueden experimentar pérdida de control de la función de los músculos de la vejiga o del intestino.

Hábitos de vida que permiten evitar los ictus

Los ictus se pueden prevenir adoptando unos hábitos de vida saludables. Estos incluyen:

  • Controlar la presión arterial de forma regular.

  • Evitar el consumo de tabaco.

  • Hacer ejercicio de forma regular.

  • Mantener un peso saludable.

  • Controlar la diabetes.

  • Evitar el consumo de alcohol.

Tratamientos naturales que ayudan a recuperarse tras un ictus

Los remedios naturales son una opción popular para muchas personas que están buscando una manera de mejorar su salud. Aunque no se han realizado muchos estudios sobre el uso de tratamientos naturales para ictus, algunos remedios pueden ayudar a mejorar la salud general y el bienestar. Estos remedios incluyen:

  • Aceites esenciales: Algunos aceites esenciales, como el aceite de lavanda, pueden ayudar a reducir la ansiedad y el estrés. También pueden ayudar a aliviar los dolores de cabeza y la tensión muscular.

  • Suplementos de hierbas: Algunas hierbas, como la ginkgo biloba, la tila y el ginseng, pueden ayudar a mejorar la circulación y la función cerebral.

  • Acupuntura: La acupuntura puede ayudar a aliviar el dolor y la ansiedad. También puede mejorar la circulación y la función cerebral.

  • Ejercicio: El ejercicio puede ayudar a mejorar la salud cardiovascular y reducir el riesgo de ictus. También puede ayudar a mejorar la función cerebral y la memoria.

  • Dieta sana: Se cree que una dieta sana y equilibrada puede ayudar a reducir el riesgo de ictus. Los alimentos que se deben incluir en una dieta saludable son frutas, verduras, cereales integrales, pescado, carnes magras y lácteos bajos en grasa.