Vender mi moto online: ¿sí o no?

Responsive image


Estamos acostumbrados a comprar por internet, pero... ¿y a vender? La venta de nuestra moto puede ser algo complicado, sin embargo, con la llegada de internet han aparecido algunas opciones que pueden facilitarnos la compraventa de nuestra compañera de dos ruedas.
 

Ir al centro en transporte privado va a ser algo más difícil a partir del año que viene. Y es que, en 2023 se prevé la entrada en vigor de la Zona de Bajas Emisiones (ZBE) en las localidades de más de 50.000 habitantes con acceso limitado a los vehículos más contaminantes. No obstante, el objetivo es lograr un transporte sostenible y libre de emisiones de cara al 2050.

Pese a que todavía no se ha anunciado qué vehículos pueden verse afectados por esta problemática, la experiencia de ciudades como Barcelona o Madrid, hace prever que las motos más antiguas no puedan acceder a estas zonas. Por eso, si nuestra compañera de dos ruedas está ya algo vieja, quizá este es un buen momento para darle una nueva vida. En los últimos años, cada vez más usuarios optan por compradores online como Compramos tu moto para vender su moto.

Así, tanto si queremos vender nuestra moto para comprar otra nueva como empezar a usar otros medios (como el patinete o el transporte público), lo primero es preguntarnos: ¿cómo puedo vender mi moto?

A priori, ponernos manos a la obra puede parecer una tarea complicada y pesada, sobre todo si queremos sacarle el máximo beneficio a la transacción. Los concesionarios y plataformas online pueden hacernos el proceso de compraventa más sencillo. Pero… ¿es realmente así?

Apostar por el canal online para realizar la venta de la moto nos permite no dilatar el proceso en el tiempo y, una vez tomada la decisión de vender la moto, hacerlo lo más rápido posible. De hecho, a través de plataformas especializadas, podemos ejecutar todo el proceso en tan solo dos días. Algo muy importante en una época en la que nos sobra de todo menos tiempo.

Así, a través de un formulario podemos enviar el máximo de información y conocer el valor de nuestra moto sin salir de casa. Para tasar el precio definitivo, se tienen en cuenta aspectos como el kilometraje, el estado del carenado (recomendamos retocar esos pequeños arañazos fruto de su uso diario), los extras que pueda llevar y la situación actual del mercado. De hecho, tenemos que tener en cuenta que en épocas como la primavera o el verano es cuando suele haber más demanda de motocicletas.

El papeleo es otro de los puntos en los que nos vamos a beneficiar de contar con un profesional de la compraventa. Además de contar con ayuda en todo el proceso, nos olvidamos también de tener que quedar directamente con terceras personas, gestionar las citas o, incluso, gestionar el papeleo del cambio de titularidad. Para aquellas personas que tienen poco tiempo o que prefieren tener el apoyo de un profesional, este es un aspecto clave a valorar.

Si no te convencen las posibilidades que ofrece la venta por internet, tienes la posibilidad de utilizarlos los métodos tradicionales de compraventa. Lo importante es que, una vez hayas dicho adiós a tu querida compañera, te sientas satisfecho al final del proceso.