La mayoría de los casos complejos de fertilidad tienen solución

Responsive image

by María Robert 
En España, se estima que 1 de cada 10 mujeres tendrá que recurrir a la Medicina Reproductiva para poder ser madre
 

En España, se estima que 1 de cada 10 mujeres tendrá que recurrir a la Medicina Reproductiva para poder ser madre, ya que la infertilidad es un problema que afecta aproximadamente al 15% de la población española. Dentro de este amplio porcentaje, se encuentran los casos complejos con fallos de implantación, abortos de repetición, y otras patologías severas, que no encuentran soluciones en los tratamientos de reproducción asistida convencionales.

Para atender a estos pacientes, Ginemed puso en marcha en 2017 la Unidad de Casos de Alta Complejidad, un centro específico, diferenciado y especializado cuyo objetivo es encontrar soluciones para aquellos casos en los que los tratamientos convencionales no logran un embarazo evolutivo.

Una disciplina en constante avance

"De la misma forma que ocurre con cualquier otro problema médico, hay problemas de fácil solución y problemas de muy difícil solución. Son estos últimos casos los que requieren de unos estudios distintos y de unos tratamientos complejos, cuya valoración y correcta interpretación requiere de un equipo altamente especializado. La solución de cada caso se ajustará a la causa que justifica el problema reproductivo", afirma Juan Manuel Jiménez, médico experto en Reproducción y responsable de esta unidad. Y añade "todos los casos tienen solución, pero no la misma. Cada caso tiene matices y detalles que hay que tener en cuenta para poder establecer un tratamiento eficaz. Los tratamientos estándar protocolizados no son eficaces en los casos de alta complejidad".

Si la medicina reproductiva es un campo relativamente nuevo, el abordaje de los casos de alta complejidad lo es aún más. Sin embargo, gracias a los continuos avances en el conocimiento y a la intensa labor investigadora promovida por unidades especializadas, en la mayoría de los casos se consigue tener un hijo. De hecho, la tasa de embarazo de la Unidad de Casos Complejos de Ginemed se sitúa en un 66% por transferencia, un 82% por ciclo, y un 91% por paciente.

"Si bien, hemos avanzado muchísimo al conseguir unas tasas de éxito similares a la de los casos menos complejos, seguimos investigando, estudiando y aprendiendo cada día. Nuestra responsabilidad, como especialistas en reproducción es encontrar la solución de cada paciente", indica Jiménez Tuñón.

¿Qué es un caso de Alta Complejidad?

Son casos en los que, a pesar de contar con embriones de máxima calidad, no se implantan (fallos repetidos de implantación), o, cuando lo hace, no evoluciona correctamente (abortos de repetición). También son considerados casos de alta complejidad los embarazos que pueden suponer un riesgo para la salud de la paciente debido a su historia y antecedentes personales.

Hay que entender que la implantación embrionaria es un proceso secuencial y perfectamente sincronizado en el que interactúan diversos factores. "Si bien el equilibrio entre estos factores favorece la correcta implantación, el desequilibrio de alguno de ellos podría perjudicarla", explica el responsable de la Unidad de Ginemed. "Estos desequilibrios pueden ser transitorios, lo que condicionaría el resultado de forma puntual, pero también pueden ser permanentes, lo que nos llevaría a fracasos repetidos si no intervenimos y modificamos la situación", explica el experto.

Uno de los factores claramente implicados en la implantación embrionaria y en la evolución de la gestación es el inmunológico. Sin embargo, no debe ser considerado de manera independiente, "ya que la actividad inmune se encuentra relacionada con la actividad de otros factores endocrinos, infecciosos, nerviosos o metabólicos. La Interpretación aislada del sistema Inmune no es eficaz, ya que es una variable dentro de una compleja ecuación. El estudio de todas las variables de la ecuación permitirá establecer un diagnóstico y una estrategia terapéutica eficaz", concluye Jiménez.