¿Cómo practicar la ecosomática?

Responsive image

by Estefanía Grijota
La ecosomática nos anima a enraizarnos en nuestro cuerpo junto con el cuerpo de la tierra. Nos anima a aumentar nuestros sentidos y mejorar nuestra inteligencia natural innata
 

En el corazón de la ecosomática se encuentra la encarnación sensorial ligada a la ecología, una idea oportuna dada la presión sobre el planeta.

Nos pide poner conciencia sobre la ecología de nuestro cuerpo y la carne de la tierra. A medida que enfrentamos cambios ambientales dramáticos e investigamos lo que nos sustenta, se nos insta a mostrarnos en nuestro cuerpo de manera más receptiva. Lo que se pide es una escucha ecosomática profunda que nos ponga en contacto con toda la naturaleza.

Cómo practicar la ecosomática

Respira

Toma un respiro. Observa cómo el aire, que proviene tanto de su entorno inmediato como de kilómetros de distancia, ingresa a sus fosas nasales, llena sus pulmones y expande tu torso. Este aire, siempre en continuo movimiento, es un gas invisible que contiene aproximadamente un 20 por ciento de oxígeno.

Al exhalar, observa cómo el aire sale de tus fosas nasales y contrae su torso. Exhalas dióxido de carbono que, junto con el agua y la luz solar, es alimento para las plantas.

Come consciente

A medida que ingieras alimentos, observa el movimiento de la mandíbula y la lengua. Siente los sabores iluminando tu boca y deleitándote. Al tragar, la comida ingresa a tu esófago y aterriza en el estómago, donde se encuentra con enzimas y ácidos que descomponen la comida, que se volverá indistinguible de su cuerpo.

Siéntate al aire libre un buen rato

Encuentra un espacio al aire libre donde pueda sentarse sin mirar su teléfono. Permanezca aquí durante 10 a 20 minutos. Fíjate en lo que sientes. ¿Qué ves, oyes, hueles, saboreas y tocas? ¿Qué pensamientos y emociones entran en tu conciencia? Simplemente nota. Sé testigo de la llegada de esta corriente de eventos sensoriales.

Camina

Selecciona un lugar y empaca lo esencial como comida, agua y ropa adecuada. A medida que tus pies toquen el suelo, observe cómo sus pies se adaptan al terreno irregular. Fíjate qué plantas, insectos y animales llaman tu atención. Observa cómo aumentan los latidos de tu corazón en reacción al esfuerzo y la temperatura. Nota cualquier cambio en el contenido de tus pensamientos y estado de ánimo.

Crea arte

Escribe, dibuja, pinta, baila o toca música. Fíjate en lo que te inspira y dónde gravita tu atención. ¿La fuente de tu inspiración es interna, externa o ambas? ¿Hasta qué punto controlas tu material o lo dejas fluir?

Estudia tu ecología local

¿Cómo se llama el árbol, el pájaro o el insecto que está fuera de tu casa? ¿Son autóctonos de su área o invasores? ¿Cuál es la fuente del agua que sale de su grifo? ¿Qué constituye el suelo en su parque local o espacio verde?.

Foto principal: Pexels