3 situaciones en las que no deberías comer pescado

Responsive image

by Carmen Reija. Farmacéutica y divulgadora sanitaria
Los productos del mar son fuente de nutrientes y su consumo ha ido aumentando en los últimos años. El mayor exportador es China, seguido de Noruega y Vietnam. Aproximadamente el 88 % de los millones de toneladas que se producen anualmente se destinan al consumo humano. En España, el consumo anual de pescado es alto, especialmente en Galicia, el País Vasco y Asturias. Pero, en algunas ocasiones, puede provocar problemas.
 

El pescado es uno de los alimentos más saludables de la pirámide nutricional. Proporciona proteínas de alta calidad, vitaminas (A y D), minerales (fósforo y magnesio, entre otros) y saludables grasas omega 3.

Pero no todo son ventajas. No se recomienda su consumo:

1-Si sufres alergia al pescado

Las alergias alimentarias son reacciones adversas a los alimentos. La Organización Mundial de la Salud (OMS) ha identificado más de 70 alimentos que las provocan, siendo el pescado uno de los de mayor incidencia. Pueden producirse por pescados blancos (como el bacalao fresco o la merluza, entre otros) y azules (como la anchoa, el boquerón, el atún o el bonito).

Los síntomas suelen aparecer inmediatamente o durante la primera hora tras la ingesta. Lo más frecuente es el picor de boca o faringe con o sin enrojecimiento, habones en cara y cuerpo, hinchazón de labios, párpados u orejas y vómitos o diarrea durante la primera hora tras la ingesta. La afectación respiratoria es menos frecuente, pero es un síntoma de alarma, siendo los pacientes asmáticos quienes tienen más riesgo de presentar reacciones graves. La dificultad respiratoria, tos repetitiva, tos seca, lengua hinchada, garganta cerrada, ronquera, desvanecimiento, palidez o pulso débil, por ejemplo, son otros síntomas.

La solución pasa por eliminar de la dieta los pescados, sus derivados y productos que puedan contener como ingrediente algún componente del pescado.

2-Puede causar intoxicación por histamina

La intoxicación por histamina se puede confundir con una alergia a pescados porque produce síntomas parecidos (enrojecimiento de la cara y del cuerpo, náuseas, picor en la boca o dolor de cabeza, entre otros). Normalmente, los síntomas comienzan entre 5 y 30 minutos después de la ingesta, pero hay casos en los que los síntomas se demoran hasta dos horas.

También pueden provocarla los vinos y los embutidos, pero el pescado es el alimento que la causa con mayor frecuencia, especialmente, el atún, la caballa, la anchoa y el arenque.

3-Si tienes niveles de ácido úrico elevados

La hiperuricemia o gota se produce cuando se acumula ácido úrico en la sangre. Las causas son diversas: el cuerpo produce un exceso, no se elimina de forma adecuada o se ingieren demasiados alimentos ricos en purinas. Las personas con este padecimiento deben limitar o evitar el consumo de alimentos como las vísceras, las carnes grasas, los mariscos y los pescados azules.

Las personas que padecen hiperuricemia deben limitar el consumo de pescado azul, tomándolo como máximo una o dos veces a la semana. Si se presenta un ataque agudo de gota o niveles elevados de ácido úrico se recomienda cambiar el pescado azul por el blanco, que tiene menos grasa y purinas.