Para organizarte y sentirte mejor by Cristinismos

Cristinismos

Días de celebración y planes inesperados van a llenar las jornadas de muchas de nosotras las próximas semanas. A este pensamiento llego mientras espero para que me hagan la manicura, precisamente para lucirla decente en estos días de encuentros de familias y amigos, de sobremesas eternas, de recordar anécdotas y de improvisar o planear sobre la marcha.

21/12/2022

Me gusta el plan y me apetece pero, no os engaño, no me entusiasma la parte que implica llevar horarios diferentes a los habituales. Por eso mantengo la organización, intento mantener una rutina y le soy infiel a mis hábitos incluso cuando el entorno incita e invita constantemente a dejar ...

Me gusta el plan y me apetece pero, no os engaño, no me entusiasma la parte que implica llevar horarios diferentes a los habituales. Por eso mantengo la organización, intento mantener una rutina y le soy infiel a mis hábitos incluso cuando el entorno incita e invita constantemente a dejar de lado todas esas intenciones.

Mi agenda está en el bloc de notas del iPhone y la sigo usando en estos días. He probado agendas en formato papel y digital pero ninguna me ha dado tan buen resultado como el bloc de notas y su lista de verificación. Soy fan. Os cuento mi sistema por si no lo habéis puesto en práctica y os sirve: a principio de mes escribo los días de la semana con sus números (puede parecer un tostón pero se hace en un momento) y mediante el sistema de verificación anoto en cada día lo que tengo por hacer y le pongo check una vez hecho (confieso que el placer de ver todos los check al final del día es tal que si hago algo extra lo anoto solo por el placer de checkearlo).

Lo bueno de este sistema es que en una misma nota puedo ir anotando temas de otros meses, que veo con solo deslizarme por la pantalla arriba y abajo. Además, en la parte superior, tengo diferentes apartados:

Anotaciones, donde escribo temas random que necesito ir recordando; IG, donde anoto las stories y publicaciones de colaboraciones que tengo por hacer; Pedidos, para recordar los que tengo pendientes de recibir; Productos, para anotar los que quiero incorporar a mi rutina beauty, de alimentación o de suplementación; Pendiente, para no olvidar aquello que quiero ejecutar; Compras, para cuando me apetece darme un capricho hacerlo con sentido y por orden de deseo y por último antes de la agenda, Gestiones, para tener clara la burocracia que implica hacer según qué trámite. Y a partir de aquí, la agenda como tal de cada mes.

Cuando acaba el día y me deleito mirando los check y sintiéndome productiva, lo borro y me centro en el siguiente.

para-organizarte-y-sentirte-mejor-by-cristinismos

Ser organizada me permite producir, algo que me pone de muy buen humor, y por eso uso el sistema de escritura, porque me permite llevar un orden y no divagar ni perder el tiempo recordando. Voy a tiro fijo. Que quiero entrenar: abro la nota de entreno y miro cuál me apetece hacer; que tengo que hacer deberes del cole: abro la nota Curs 22-23 y me pongo a ello; que tengo que preparar el menú de mañana, abro Menús (que lleva 2 meses siendo el mismo porque ya sabéis la poca gracia que me hace cocinar) y preparo lo que toque ese día y así con lo que se os ocurra: lecturas, frases, fechas, planes, restaurantes, lista de la compra, médicos, series y pelis, recetas… El bloc de notas es mi Google particular al que recurro a menudo y que siempre me salva.

Si te organizas, resulta más fácil alcanzar lo que te propones. Y mantener ciertos hábitos permite vivir en un ambiente agradable, ordenado y sin ruido visual. Lo recomiendo infinito. Cuando pienso en mi casa, en mi apartamento o en mi clase me da muchísima paz saber que no hay cajones o armarios que me dé pereza abrir por miedo a saber qué encontraré o por pereza a tener que ordenarlo. Sé lo que hay y dónde está y eso me produce sosiego porque como dice Ikea: el orden es tiempo.

Pero no olvidéis que una cosa es ordenar y otra bien diferente mantener el orden. Lo primero viene del lugar de la motivación y lo segundo del lugar de la disciplina. Viene a ser como que "lo fácil no es llegar sino mantenerse". Está muy bien ser un motivado pero está todavía mejor ser disciplinado.

El tema de los antojos y los picos glucémicos que tan presente están estos días, reconozco que no me preocupa. Hace años que me pasé al lado del sugar free y descubrí la dimensión de la vida más allá de los azúcares añadidos y, ¿qué queréis que os diga? La vida no es ni amarga ni agria sin azúcar. Pero no seré yo quien agüe las fiestas comportándome aquí como un talibán del azúcar. Aunque como mi intención es compartir tips que me funcionan, desde mi experiencia lo que puedo decir es que me compensa no comer azúcar porque los beneficios de no incluirlo en mi dieta han sido muchos. El que me atrapó y más destaco sin duda es que el nivel de energía se mantiene a lo largo de la semana y llegar al viernes con energía o al final de la jornada sin bajones es mucho más atractivo que sentir que después de un zumo natural de naranja y un croisant de chocolate crees que puedes escalar el kilimanjaro, cuando en realidad esa energía que sientes es la antesala a un bajón energético y, si me apurais, hasta de humor.

para-organizarte-y-sentirte-mejor-by-cristinismos

Sobre todo al iniciarme en esta andadura me di cuenta de mis hábitos inconscientes de comer azúcar y eso me empujó a ser más consciente de lo que consumo. Planear con tiempo las comidas es fundamental para evitar caer en la trampa de comer rápido y mal recurriendo la mayoría de las veces a escoger opciones fáciles que normalmente tienen azúcar en los ingredientes. Pero existen las comidas improvisadas y más en estos días, así que para esos casos lo que recomiendo es planear las comidas dentro de las posibilidades, tener snacks saludables a mano (a mí me flipan los arándanos; un toque dulce con muy bajo nivel de azúcar) para cuando la mesa se llene de tentaciones azucaradas y aprender a leer las etiquetas para encontrar los azúcares escondidos, que los hay.

Aunque como todo en la vida existen los no-negociables. Yo tengo los míos y son confesables: inaugurar el viernes noche tomando una copa de vino blanco. Dejar de hacerlo no entró nunca en mis planes aunque sí con alguna modificación: no lo bebo todos los días e intento tomarlo seco porque es menos azucarado. Pero cuando lo hago, al menos soy consciente de que consumo azúcar. Ni me siento engañada ni, lo más importante, me autoengaño.

Eso sí, como en el caso del orden, la motivación está muy bien para empezar pero para llegar y mantenerse es vital la voluntad y la disciplina porque dejar el azúcar no es fácil y hay que querer. Al menos por mi parte los logros que he conseguido es porque he querido conseguirlos. Si no quieres, por muy llena de voluntades que estés la cosa no avanzará y no hace falta fustigarse, tampoco. Ya querrás. O no! Y todo estará bien igual. Os dejo una pregunta que me hago a menudo en diferentes ámbitos para tomar decisiones que me cuestan porque está en juego el deseo (impulso y placeres) y la acción moral (lo que nos conviene o no): Hacer (tal cosa), ¿me satisfará más que no hacerla? Reflexiona la respuesta y toma la decisión. A mí me funciona bastante.

Otro hábito que os animo a que mantengáis durante estas fechas de excesos, y si es que lo tenéis adquirido, es el deporte. Ya sabéis mi pasión por los madrugones y por practicar deporte a diario. Os aseguro que el sentimiento de superación y la sensación de estar a gusto con una misma es comparable a pocas cosas. Practicarlo en casa ha sido uno de los mejores aciertos. Tenéis un montón de perfiles en redes que ofrecen contenido gratuito de buenísima calidad. Todo es empezar y ponerse venciendo la pereza, para ganar, poco a poco, calidad de vida. El deporte es la mejor inversión que podéis hacer para sentiros bien con vuestra mente. Para mí, los cambios físicos que se derivan son solo un beneficio colateral. Por eso, y si no tienes adquirido este hábito, te animo a que lo incorpores a tu vida. Identifica tu biorritmo, escoge la disciplina que mejor se ajuste a tus necesidades, hazte con un look (que siempre incentiva la motivación) y ponte a ello!

Tanto ser ordenada, como llevar una alimentación saludable o practicar deporte a diario son costumbres. Y el ser humano somos animales de costumbres, frase que le escuché a un médico en la consulta hace años. Y al recordarla me viene una frase de los griegos para acabar este post: "No soy como soy sino como estoy acostumbrado a ser."

Por cierto, el esmalte que escogí fue negro.

Felices momentos de celebraciones para estas fechas! Disfrutadlos todos.



Para que la relación de pareja mejore con los años
Qué es el skin dieting del que todo el mundo habla
¿Cómo funciona el cerebro cuando nos `enamoramos´?

Cookie Consent

This website uses cookies or similar technologies, to enhance your browsing experience and provide personalized recommendations. By continuing to use our website, you agree to our Privacy Policy

Nuestros Podcasts

¿Quieres escuchar nuestros podcast ? Únete a nuestra comunidad y sumérgete en un mundo de inspiración y empoderamiento para la mujer moderna.

Las últimas tendencias en salud, maternidad, viajes, cultura y feminismo en nuestra revista.

Acceso a noticias y newsletters exclusivas

Descarga de materiales únicos, como webinars, podcasts o vídeos

¿Te lo vas a perder?

Acceder