7 consejos para cuidar la alimentación de los bebés

Responsive image

by Ángela Zorrilla
Estos días de vacaciones (y pocas rutinas) a priori deberían ser festivos y placenteros, sin embargo, puede convertirse en un quebradero de cabeza para padres y madres de bebés. Aunque ciertamente el ajetreo de las fiestas plantea grandes retos, como adaptar los menús a los más pequeños de la casa, no tiene por qué convertirse en un suplicio.
 

Conscientes de que la Navidad y las vacaciones suelen ser un verdadero festín de comida, en la mayoría de los casos bastante calórica y no especialmente saludable, desde Roots® Mindfoodness, start up de alimentación infantil, facilitan las claves para que la alimentación de los bebés durante estos días no se convierta en un problema y todo el mundo pueda disfrutar de las comidas con tranquilidad:

1. Planificación y rutinas

Encarar de manera óptima esta época de celebraciones con un bebé en casa pasa indiscutiblemente por planificar (espacios, horarios y comidas). Tener pensado previamente qué comerá el bebé, cómo ajustaremos sus horarios a los del resto de personas y contar con un espacio para que pueda descansar si estamos fuera de casa es fundamental. Además, hay que intentar en la medida de lo posible respetar sus rutinas (principalmente horarios de comidas y descansos) para evitar generarle irritabilidad y desasosiego, lo que contribuye enormemente a la placidez de los eventos familiares. Una buena opción es alimentar a los bebés de manera previa a la comida principal, de modo que puedan descansar mientras los adultos comen y reincorporarse a la fiesta en la sobremesa.

2. Preparar el menú ideal

Debemos tener en cuenta las necesidades nutricionales de los más pequeños y la densidad calórica de los platos que les ofrecemos. Además, les daremos cantidades adecuadas al tamaño de sus pequeños estómagos, intentando concentrar la máxima cantidad de nutrientes en el mínimo volumen de ración. Por ejemplo, a los bebés de 6 a 12 meses les podemos preparar un plato con base de pavo, que es un alimento muy interesante por su contenido bajo en grasas y su aportación de minerales como el potasio, el fósforo y el selenio. Se puede acompañar de calabacín y brócoli. Para bebés de entre 1 y 3 años, podemos elaborar unas lentejas con verduras, ricas en hidratos de carbono complejos, vitaminas y minerales, muy importantes para esta etapa de pleno crecimiento y desarrollo.

3. No abusar de los potitos

Si en algún momento queremos olvidarnos de pensar en los menús de los bebés y en su preparación durante esta época de tanto ajetreo y malabarismos logísticos, cosa absolutamente comprensible, no pasa nada por recurrir puntualmente a los clásicos "potitos". Pero no conviene abusar y es importante saber que existen opciones igual de prácticas, pero mucho más saludables en el mercado, como las recetas de PAPIS y ALPHYS de Roots® Mindfoodness, preparadas teniendo en cuenta las necesidades nutricionales de los bebés, con cantidades adaptadas, elaboradas con ingredientes ecológicos, sin aditivos y sin azúcares. Llegan a casa refrigeradas y listas para calentar y servir.

4. Ojo con los dulces

En las mesas navideñas, los más pequeños se encuentran con turrones, polvorones, bombones, chucherías y otros dulces altamente calóricos y poco nutritivos al alcance de sus experimentadoras manos. Este tipo de alimentos son los principales enemigos de la alimentación sana en Navidad, por lo que deberemos evitarlos en la medida de lo posible o bien sustituirlos por otras opciones caseras con bajo contenido en azúcar o elaboradas con endulzantes naturales como la miel o la fruta (dátil, plátano…). En los productos comprados, es importante revisar el etiquetado y evitar en lo posible aquellos que tengan un alto contenido en azúcares añadidos y grasas hidrogenadas.

5. Evitar indigestiones y empachos

Además de los dulces, hay que tener cuidado con otros alimentos como embutidos, refrescos, zumos industriales, quesos curados, salsas ricas en grasa, etc. Lo ideal es evitarlos, además, si los más pequeños consumen este tipo de comida de forma desmesurada pueden acabar sufriendo una indigestión o un empacho, algo bastante frecuente en bebés y niños pequeños en época navideña. Si de todos modos en algún momento comen embutido, es mejor ofrecerles pavo, lomo ibérico o jamón, que tienen menor contenido graso y evitar definitivamente chorizo y salchichón. Una buena estrategia es dejar los caprichos para los días de celebraciones más importantes de las fiestas navideñas e intentar mantener los ritmos nutricionales y los hábitos saludables el resto de días del periodo vacacional. Así limitamos los excesos a momentos muy concretos.

6. Tener presente la hidratación

No debemos olvidar hidratar a los más pequeños de manera correcta. Los bebés amamantados adquieren el nivel de agua necesario a través de la leche materna, pero el resto necesitan incorporar el agua a su dieta. Los de más edad pueden expresar la sensación de sed (si bien es importante hidratarlos aunque no la tengan), pero los más pequeños necesitan que estemos más pendientes de este aspecto.

7. Seamos referentes

Por último, los adultos somos el espejo en el que se miran los niños y, aunque no es imposible, costará más exigirles algo que nosotros mismos no cumplimos.