Cómo ahorrar gracias al método FIFO

Sonia Baños

¿Conoces el método FIFO para organizar tu despensa? Hoy en esvivir.com te contamos cómo te puede ayudar en la organización de tu despensa y, con ello, poder ahorrar en tus compras de alimentos.

19/01/2023

La clave del método FIFO es tener claro que "lo primero que entra es lo primero que sale" y se aplica en muchos ámbitos de la vida y de los negocios. De hecho, es muy efectivo a la hora de hacer inventario y controlar el stock de cualquier almacén o ...

La clave del método FIFO es tener claro que "lo primero que entra es lo primero que sale" y se aplica en muchos ámbitos de la vida y de los negocios. De hecho, es muy efectivo a la hora de hacer inventario y controlar el stock de cualquier almacén o negocio.

Cuando hablamos del hogar, el método FIFO se aplica al control de la comida, de los productos de higiene y de limpieza. Se trata simplemente de tener claro que debemos usar y colocar los productos en la despensa o en el frigorífico por fecha de salida. Es decir, los primeros productos que compramos deben ser los primeros en salir.

Este método se aplica en supermercados, por lo que, si quieres comprar productos con una mayor fecha de caducidad, el secreto es coger siempre los del fondo de la estantería.

Trucos para aplicar el método FIFO en la organización de tu nevera y despensa

  1. Controla todo lo que entra en tu nevera y en tu despensa: Lleva un control exhaustivo de tus compras para saber qué es lo que debes consumir antes.

  2. Coloca por secciones todos los alimentos: Establece secciones dentro de la nevera, la despensa y la cocina y separa los alimentos por tipos.

  3. Pon los alimentos comprados más recientemente en la parte interna de la nevera.

  4. Marca los alimentos para que puedas ver su fecha de caducidad con claridad.

  5. Revisar periódicamente es básico para no tirar alimentos y malgastar.

  6. Ayúdate de contenedores transparentes para colocar los productos en la nevera y facilitar el orden e identificar cuáles son los alimentos frescos que corren peligro de degradarse.

  7. Guarda en un lugar que puedas consultar fácilmente una lista detallada de todos los alimentos que tienes en casa y ves tachando los que vayas consumiendo para tener claro cuáles debes reponer.

  8. Evita tener abiertos más de un producto del mismo tipo. Esta regla se puede aplicar a los alimentos, a los productos de higiene personal y a los de limpieza.

Otra de las claves para evitar desechar alimentos y, por lo tanto, ahorrar en la cesta de la compra es colocar correctamente los productos en el frigorífico. En las estanterías superiores se aconseja poner los alimentos como los quesos curados. En la parte media de la nevera deben ir los productos lácteos y los alimentos cocinados. En las baldas bajas se ponen los alimentos crudos y más perecederos, así como los que están en proceso de descongelación. En los cajones de la parte baja del frigorífico debemos poner las frutas y verduras. En la puerta de la nevera debemos guardar las salsas, las mantequillas, las mermeladas y las bebidas. En cuanto a los huevos, es recomendable que se dejen en el mismo recipiente en el que los venden para evitar los cambios de temperatura.

¿Cómo funciona el cerebro cuando nos `enamoramos´?
¿Por qué las empresas necesitan personas con Inteligencia Emocional?
Estas son las experiencias que no puedes perderte en 2024

Cookie Consent

This website uses cookies or similar technologies, to enhance your browsing experience and provide personalized recommendations. By continuing to use our website, you agree to our Privacy Policy

Nuestros Podcasts

¿Quieres escuchar nuestros podcast ? Únete a nuestra comunidad y sumérgete en un mundo de inspiración y empoderamiento para la mujer moderna.

Las últimas tendencias en salud, maternidad, viajes, cultura y feminismo en nuestra revista.

Acceso a noticias y newsletters exclusivas

Descarga de materiales únicos, como webinars, podcasts o vídeos

¿Te lo vas a perder?

Acceder