Cuidado con estos problemas dermatológicos: ¡empeoran en verano!

Sofía Borrás

Durante el verano, la exposición solar aumenta considerablemente, lo que, sin una protección adecuada, puede tener efectos negativos sobre la piel. Esto no sólo sucede por pasar más tiempo al aire libre, o porque haya más horas de luz que en otros meses, sino porque también es la época del año donde la radiación del sol llega de forma más directa. 

26/06/2024

Por eso, hay que tener en cuenta que existen diferentes enfermedades que empeoran con el sol. Los expertos de Cigna Healthcare alertan sobre los riesgos que puede suponer la época estival en aquellas personas con: Vitíligo Esta afección se caracteriza por la aparición de manchas blancas (sin coloración) de menor o mayor extensión y en ...

Por eso, hay que tener en cuenta que existen diferentes enfermedades que empeoran con el sol. Los expertos de Cigna Healthcare alertan sobre los riesgos que puede suponer la época estival en aquellas personas con:

Vitíligo

Esta afección se caracteriza por la aparición de manchas blancas (sin coloración) de menor o mayor extensión y en diferentes partes del cuerpo. Esta se puede dar de dos formas: la focal, que aparece a través de ligeras manchas segmentadas en el cuerpo, especialmente en zonas expuestas al sol, y la universal, que abarca grandes extensiones. Los pacientes con esta afección deben tener cuidado con el sol, ya que este puede provocar que las manchas localizadas se intensifiquen o que aparezcan nuevas. Para evitarlo, se recomienda proteger la piel con crema solar con un SPF alto, sobre todo las zonas con manchas, y evitar un contacto prolongado y directo con el sol lo máximo posible. 

Rosácea

Una de las patologías que más empeoran por los rayos UV. En concreto, la exposición solar puede favorecer el enrojecimiento, la inflamación o la aparición de brotes de granos, ya que los rayos UV aumentan la sensibilidad de la piel y pueden dilatar los vasos sanguíneos, intensificando algunos síntomas. En el caso de esta enfermedad, no sólo se recomienda tener especial cuidado con la piel durante el verano, sino que también es necesario prestar atención a otros factores, como el estrés o el tipo de alimentación, que pueden empeorar los síntomas.

Herpes

Los rayos UV pueden debilitar el sistema inmunitario de la piel, facilitando la reactivación del virus del herpes. Asimismo, la radiación ultravioleta también puede causar daño directo a las células de la piel, y el estrés térmico y la inflamación inducidos por el sol pueden contribuir a la aparición de brotes de esta enfermedad. Para prevenirlos, es esencial mantenerse hidratado, seguir una buena alimentación y usar crema solar en las zonas afectadas o, en el caso del herpes labial, utilizar un bálsamo con protección SPF. 

Lupus

Según la Sociedad Española de Reumatología, esta enfermedad afecta a más de 75.000 adultos en España. El lupus puede tener diferentes tipos de presentaciones; sin embargo, una de las más características es el eritema malar, también conocido como rash en alas de mariposa. Este rash compromete el tercio medio del rostro (mejillas y nariz) y empeora considerablemente con el sol. Adicionalmente, una sobreexposición a la luz solar puede agravar otros síntomas del lupus como pueden ser el dolor muscular y articular. Por ello, los pacientes con lupus nunca deben olvidarse de protegerse del sol en cualquier época del año, pero sobre todo en verano, evitando las horas de mayor índice de radiación UV, y usando todo tipo de barreras contra el sol: crema, ropa, sombreros etc

Pitiriasis versicolor

En el caso de esta enfermedad, causada por el hongo Malassezia furfur que se encuentra naturalmente en la piel de la mayoría de las personas, los pacientes sufren la aparición de manchas claras u oscuras en la piel, especialmente en hombros, rostro y espalda. Entre los factores que la provocan destacan la humedad y el calor, lo que hace que en verano, cuando el clima suele ser más cálido y aumenta la sudoración, el hongo crezca y la enfermedad se enfatice. En este caso, para prevenir, se recomienda utilizar ropa suelta y transpirable, evitar el uso excesivo de aceites y cambiarse la ropa húmeda si se va a realizar deporte para mantener la piel limpia y seca.

Melasma

El melasma es el oscurecimiento de la piel de la cara. Es frecuente en mujeres que sufren cambios hormonales por lo que puede verse sobre todo en mujeres embarazadas. Suele provocar la aparición de manchas oscuras en la frente y las mejillas y la luz juega un papel clave en su desarrollo, haciendo que pueda empeorar después de la exposición al sol. Por ello, las personas que lo padecen deben usar protector solar con un alto SPF todos los días, especialmente durante el verano, y prestar especial atención a la hora de depilarse el vello facial, que puede provocar una irritación en la piel.

Para que la relación de pareja mejore con los años
Qué es el skin dieting del que todo el mundo habla
¿Cómo funciona el cerebro cuando nos `enamoramos´?

Cookie Consent

This website uses cookies or similar technologies, to enhance your browsing experience and provide personalized recommendations. By continuing to use our website, you agree to our Privacy Policy

Nuestros Podcasts

¿Quieres escuchar nuestros podcast ? Únete a nuestra comunidad y sumérgete en un mundo de inspiración y empoderamiento para la mujer moderna.

Las últimas tendencias en salud, maternidad, viajes, cultura y feminismo en nuestra revista.

Acceso a noticias y newsletters exclusivas

Descarga de materiales únicos, como webinars, podcasts o vídeos

¿Te lo vas a perder?

Acceder