Cuídate en verano para prevenir insolaciones

Responsive image

by

Oiane Flaño


El alcohol, las comidas grasas, la falta de hidratación y algunos medicamentos pueden convertirse en los peores compañeros un día de sol. Los golpes de calor pueden causar daño cerebral, pero es muy fácil prevenirlo con una buena dieta basada en líquidos y comidas ligeras.

 
Esta primavera seguro que ya has dicho más de una vez: “Me voy a la sombra que me va a dar una insolación”. Hay días, incluso antes de que llegue el verano, en los que el sol está apretando mucho y en ocasiones no somos conscientes de lo que nos puede provocar. No es suficiente con protegerse la piel con cremas o ponernos la camiseta para que los rayos no nos den directamente. Nuestra temperatura corporal no debe subir mucho ya que, de lo contrario, podemos sufrir una insolación.
 
Permanecer largos periodos al sol sin refrescarnos, consumir alcohol, no beber el líquido suficiente, tener alguna cardiopatía, estar en tratamiento con medicamentos como betabloqueadores, diuréticos, algunos medicamentos usados en el tratamiento de la depresión… son factores que ocasionan los golpes de calor. Más propensos son los niños y las personas de edad avanzada, las personas que sufren obesidad y quienes practican deporte a pleno sol.
 
 
Cualquier persona puede sufrirlo. Si te notas con mareos, confusión, sudoración excesiva al principio y después falta de sudor, enrojecimiento y sequedad en la piel, fiebre por encima de los 39,5ºC… acude a un centro de socorro o un médico porque podrías estar sufriendo una insolación.
 
Las largas jornadas de playa son ideales, pero ten en cuenta que la alimentación puede contribuir a que nuestro cuerpo sufra un golde de calor, ya que las calorías elevan la temperatura corporal. Por lo tanto prepara algo ligero, siempre acompañado de fruta porque contiene mucho líquido y mucha agua porque el cuerpo la va a necesitar. Y aunque el agua esté fría no te niegues a refrescarse por fuera, aunque solo sea desde la orilla y mojándose con las manos. 
 
Y si crees que una persona a tu alrededor esta sufriendo una insolación, reacciona y toma nota del protocolo de actuación:
 
- Acuesta a la persona en un lugar fresco y levántale los pies unos 30 cm.
- Intenta bajar la temperatura con prendas húmedas o agua, sobre todo en cuello ingles y axilas.
- Si la persona esta despierta, insístele en que beba agua en sorbos pequeños. Puede ser una bebida isotónica o una bebida salada.
- Si sufre calambres, masajea los músculos afectados con firmeza.
- Pero si la situación no mejora y la persona muestra signos de shock, con labios y uñas morados y con pérdida de conocimiento, llama a emergencias y practícale primeros auxilios si es necesario.
 
 
Ten en cuenta que bajo ningún concepto deberás suministrar medicamentos para bajar la fiebre -acetilsalicílico (aspirina) o paracetamol- porque pueden ser dañinos, ni aplicar alcohol sobre la piel ni dar nada de comer en el caso de que esté vomitando.