Cuello y escote siempre joven

Responsive image

by

Mayte Martínez


Son dos de las  zonas que menos cuidamos en nuestra rutina diaria y de las primeras en manifestar los signos de la edad. La medicina estética tiene mucho que decir en cuanto a su rejuvenecimiento.

 

Con estos consejos y tratamientos  pueden convertirse en el centro de todas las miradas. Frágil y vulnerable, mucho más fina y delicada que la de otras zonas del cuerpo, su piel, con una cantidad menor de glándulas sebáceas, es una de las primeras en manifestar los signos del envejecimiento. El paso del tiempo, la deshidratación, el exceso de sol y la sobrecarga de la piel de estas zonas, que recoge el peso del pecho, favorecen la aparición de arrugas, rojeces, manchas y flacidez.

Uno de los efectos del fotoenvejecimiento es la ruptura de las fibras de colágeno, lo que produce la flacidez cutánea, una piel apergaminada, con arrugas finas y con falta de tono general. Debido a la distribución vascular, el poder de regeneración de esta piel es mucho menor que en otras zonas, lo que unido a que tiene una densidad de colágeno reducida, hace que sea más propensa al deterioro precoz. Las arrugas que producimos al dormir de lado por el peso de los senos también se van marcando a lo largo de los años y deteriorando su aspecto.

El mejor tratamiento para el escote, según Felicidad Carrera, es Ultherapy que en su aplicación específica en esta zona, trabaja a través de ultrasonidos focalizados a 3 profundidades: 4.5 mm, 3.0 mm y 1,5mm. Logrando el objetivo de reafirmar la piel, consiguiendo su redensificación y tersura a la vez que corrige las arrugas. Una única sesión de 50 minutos, sin preparación previa ni recuperación posterior, y todo un año luciendo los mejores resultados.

Contra la flacidez, el Dr. Moisés Amselem nos recomienda para el rejuvenecimiento del cuello la técnica de radiofrecuencia endodérmica o Intracel. Se basa en microagujas de 2 mm, que producen un calentamiento que genera la producción de colágeno. En pocos minutos, y después de aplicar anestesia tópica, se produce un cambio visible en la tersura de la piel y profundidad de las arrugas. Se recomiendan 3 sesiones. PVP: 500 €.

La revolución del hilo. Los hilos tensores de polidioxanona (PDO) simples o dentados (COG), trenzados (SCREW) y tornados realizan una torsión mecánica sin variar la estructura. Mejoran el aspecto de la piel muy fina y con arruga pequeña. Se aplica en consulta, con crema anestésica. Tienen efecto inmediato, pero mejoran a los tres o cuatro meses cuando se ha producido la regeneración de colágeno. PVP: Simples (30 € por hilo) complejos (100 € por hilo).

Componentes naturales. El ácido hialurónico, los inductores de colágeno (hidroxiapatita cálcica y prolicaprolactona) o los complejos vitamínicos dan estupendos resultados. Según el grado de flaccidez y edad, el especialista será quien determine la sustancia a emplear y el número de sesiones a realizar, normalmente de una a tres. PVP: de 200 € a 400 €.