Salva la vida gracias a una selfie

Responsive image

by Guillem Alsina
La hora en la que la foto había sido tomada permitió a los médicos que la atendían administrarle un medicamento que depende fuertemente del lapso de tiempo transcurrido tras haber sufrido un ictus.
 

Stephanie Farnan, una joven irlandesa residente en Wexford no recuerda haberse hecho una selfie el pasado 23 de agosto, justo minutos antes de sufrir un ictus, pero dicha instantánea bien puede haberle salvado la vida.

El padre y el hermano de Stephanie la encontraron inconsciente en el domicilio familiar e inmediatamente llamaron a emergencias. El hermano tuvo el acierto de inspeccionar el smartphone de la joven, que había colapsado con él en la mano. El hallazgo de una selfie realizada 14 minutos antes fue providencial, según informa el rotativo The Irish Sun.

Y ello es debido a que permitió al equipo médico que atendió a la joven en el hospital establecer un marco temporal en el que había sucedido el ictus. Este dato es fundamental para poder administrar un medicamento anticoagulante, que solamente puede ser administrado antes de que haya pasado determinado tiempo después de sufrir el ataque.

En este caso, la hora en que se había tomado la selfie permitió al equipo médico dictaminar que era seguro administrar dicho medicamento, que es lo que hizo, con buenos resultados.

Stephanie se encuentra fuera de peligro, ya en casa pero todavía convaleciente. El ictus fue provocado por un agujero en el corazón y con la contribución de un parche anticonceptivo que llevaba. La joven está ahora pendiente de una intervención al corazón para solucionar el problema, y todavía no ha acabado de recuperar su movilidad ni la visión, que resultaron afectadas a raíz del ataque.

No trascendió la forma en la que pudo ser determinada la hora en la que Stephanie se tomó la selfie, pero no tiene que tener ningún secreto: los metadatos grabados en el fichero que contiene la imagen, y que son visibles mediante la app de cámara, o también la app de galería, incluyen la hora de toma de la imagen, con lo que desde el mismo terminal es posible su consulta.

En algunos casos, también, la estructura de denominación de los archivos de fotografías que dan las apps de cámara incluyen la fecha y hora de toma de la imagen.

Con cualquiera de ambos detalles, y con solo comprobar que la fecha y hora del terminal están correctamente ajustadas, es suficiente para establecer el marco horario temporal.