Alimentos saludables para cuidarse bajo el sol

Responsive image

by Carmen Reija
Recientes estudios clínicos realizados por laboratorios especializados demuestran que el consumo de algunos alimentos y plantas medicinales (bajo control del especialista) con propiedades antioxidantes como suplemento de la dieta resulta eficaz para mejorar nuestro bronceado y minimizar los daños producidos por el sol y los rayos ultravioletas.
 

Amigos del bronceado

Son muchos los compuestos de interés y su interacción potencia los beneficios mutuos. Podemos destacar: betacaroteno, flavonoides, licopeno, vitaminas (E, C, B), ácidos grasos omega-3 y minerales (azufre, selenio, manganeso y zinc, entre otros). Estos elementos se encuentran en alimentos de consumo habitual como tomates, zanahorias, melocotones, naranjas, frutos secos, lácteos, pescados, brécol, etc. por lo que, si deseas broncearte, sería aconsejable que no falten en tu menú diario. Puedes incorporarlos como más te gusten: en crudo, licuados, en salsas, ensaladas, etc.

Zumos deliciosos para coger color

Un aliado perfecto para broncearte de manera saludable es el tomate, rico en licopeno y vitaminas. Es un estupendo antioxidante y protege tu piel de los rayos solares. Prepárate un zumo con 2 tomates, 1 zanahoria y 1 naranja. Los dos primeros aportan licopeno y la naranja es una fuente directa de vitamina C y constituyen una combinación perfecta para broncearse sin riesgos, siendo adecuado tomarlo de vez en cuando. También puedes prepararlo con fresas, frambuesas, sandías, etc. combinadas con zanahoria y tomate para potenciar sus efectos a nivel de la melanina.

No olvides hidratarte...

La hidratación es importante, por dentro y por fuera, pues el agua es fundamental para la salud. Es imprescindible para mantener la piel en perfecto estado y aportarla en forma de cremas no es suficiente. Debemos ingerirla de manera adecuada, aunque no sintamos sed. De manera general, el agua puedes tomarla directamente (agua del grifo o embotellada con o sin gas), en zumos naturales (los envasados mejor sin azúcares añadidos), granizados, infusiones, refrescos, etc. También puedes aprovechar las ventajas de los caldos vegetales o el gazpacho (contienen vitaminas y minerales de gran interés nutricional), caldos de carnes (ricos además en proteínas, etc.) Puedes elaborarlos tú o comprarlos en locales especializados.

El papel de los nutricosméticos

Los laboratorios han comercializado compuestos denominados nutricosméticos, de interés a varios niveles. Conforman una asociación de complementos alimenticios cuyo objetivo es mantener el equilibrio fisiológico de la piel, el pelo y las uñas, que se consumen por vía oral, actúan desde el interior y llegan a las zonas que precisan de su actividad a través del torrente circulatorio.

Aportan sustancias nutricionales autorizadas por la directiva europea como complementos nutricionales, fundamentalmente vitaminas (del grupo B, A, C, D, E, K), minerales (calcio, magnesio, hierro, yodo, zinc, etc.), aminoácidos, ácidos grasos esenciales, antioxidantes, polifenoles, extractos de plantas y probióticos. Deben ser consumidos en las dosis adecuadas, pues su exceso también resulta perjudicial.

Tampoco pienses que no es necesario comer adecuadamente si los utilizas, pues no es verdad. Tu dieta debe ser equilibrada y completa a pesar de la ingesta de estos elementos. Consulta a tu médico antes de su utilización.