El riesgo de los smartphones en el lugar de trabajo

Responsive image

by Guillem Alsina
Consejos prácticos para asegurarnos que el smartphone no se convierte en un foco de infección en el puesto de trabajo.
 

Los teléfonos móviles inteligentes o smartphones se han hecho tan habituales, que ya nos parecen una extensión de nosotros mismos, y no sabemos cómo hemos podido vivir tanto tiempo sin ellos (por lo menos, quienes tenemos una edad para recordar que, cuando se salía de casa, se estaba incomunicado).

Es por ello que los utilizamos en todas partes: en nuestro domicilio, en el trabajo, en los transportes públicos, cuando tenemos un momento de ocio,... Y de lo que tenemos que ser conscientes en la situación que se ha creado tras la pandemia, es que el smartphone constituye uno de los principales focos de potencial contagio.

Y ello porque se estima que el coronavirus responsable de la COVID-19 puede sobrevivir hasta unas 96 horas en contacto con la superficie del cristal de la pantalla de nuestros terminales. Y hay que pensar que, en algunos casos, la trasera también se acaba en cristal...

Es por ello, que ante el panorama de la vuelta al trabajo, entorno en el que tenemos una menor posibilidad de controlar nuestros smartphones, la fabricante de smartphones Cat nos ofrece una serie de recomendaciones sobre el uso de dichos dispositivos.

Cat produce terminales resistentes, pensados para su empleo en entornos de tipo industrial y que también permiten lavarlos con agua y jabón e, incluso, utilizar gel hidroalcohólico con ellos.

El primer consejo que nos dan desde Cat es abstenerse de utilizar el smartphone en el transporte público, algo muy habitual para `matar el tiempo´ durante desplazamientos que podemos haber hecho un millón de veces y que, por lo tanto, nada tienen ya para sorprendernos, por lo que consideramos aprovechar nuestro valioso tiempo con cosas más útiles.

También deberíamos reducir a la mínima expresión el uso del teléfono particular en el lugar de trabajo y, tanto antes de ir a trabajar, como una vez llegados al lugar de trabajo, lavarnos las manos.

Los smartphones compartidos, algo habitual para los servicios de guardia (y que lleva la persona que está de guardia durante la noche para pasarlo cuando acabe a quien le tome el relevo), no constituyen precisamente una práctica saludable en el contexto de esta pandemia, por lo que es mejor en este caso optar por smartphones lavables, como los que produce la misma Cat, o bien buscar otras soluciones que permitan utilizar un mismo número sin tener que compartir terminal.