5 propiedades del té verde

Responsive image

23-09-2020 by Carmen Reija-Farmacéutica y divulgadora sanitaria
Esta bebida tan tradicional en China se ha popularizado en Europa por su actividad sobre el retraso del envejecimiento y la reducción del sobrepeso. Pruébala. No te arrepentirás.
 

¿Qué es?

Botánicamente se denomina Camellia sinensis, y es un pequeño árbol ramificado, con hojas perennes, flores blancas de numerosos estambres y fruto redondeado, del que existen numerosas variedades.

Para obtener el té verde se usa la hoja sin procesar, manteniendo intactas sus propiedades químicas; para conseguir el té negro, aunque el origen es el mismo, se fermenta la hoja, modificándose de ese modo sus propiedades.

Composición

Entre los componentes químicos más activos destacarían:

  • Alcaloides (cafeína y teofilina)
  • Polifenoles (flavonoides y catecoles)
  • Vitaminas del grupo B, provitamina A, vitaminas C y E
  • Minerales (flúor, calcio potasio y magnesio)
  • Ácidos orgánicos (succínico, oxálico, etc.)
  • Glúcidos (inositol, azúcares reductores, etc.)

Propiedades

Se le atribuyen muchas propiedades farmacológicas relacionadas con sus principios activos:

  1. Estimulantes, por la cafeína y teofilina, útiles para la fatiga mental y física.
  2. Antioxidantes, por los catecoles, que eliminan los radicales libres retrasando el envejecimiento.
  3. Diuréticas, por los polifenoles, favoreciendo la eliminación de toxinas por el aumento del volumen de orina.
  4. Metabólicas, sus principios activos actúan a varios niveles para conseguir un óptimo funcionamiento del organismo (lipolítico, hipolipemiante, trombolítico, hipoglucemiante y antidiarreico).
  5. Prevención de la formación de caries dentales por su contenido en flúor.

Utilidades

En España se autoriza como diurético, lipolítico, limitante de la absorción de azúcares y grasas y coadyuvante en regímenes de adelgazamiento. Su mayor utilidad se centra en el tratamiento del sobrepeso moderado, por mecanismos diferentes aunque complementarios.

Efectos adversos

No presenta toxicidad directa, pero sí han aparecido efectos secundarios, como:

  • Gastrointestinales: vómitos y náuseas, si se toma en ayunas.
  • Neurológicos/psicológicos: insomnio y nerviosismo, si se consume de noche.
  • Renales: su capacidad diurética debe ser controlada pues puede provocar pérdida de iones.
  • Metabólicos: reduce la absorción de vitamina B1 y de hierro.

No todos pueden tomarlo

No sería recomendable en personas con trastornos cardiacos, arritmias, insuficiencias coronarias, o para afectados de úlcera gastroduodenal. Puede provocar toxicidad hepática, no se le puede dar a los niños, ni consumirlo en exceso durante el embarazo. Deben tomarse precauciones si se administra a hipertensos, a pacientes tratados con digitálicos o con IMAO y a personas con problemas para conciliar el sueño (por su efecto estimulante e inhibitorio del sueño), por lo que no debe tomarse por la noche, siendo más adecuado hacerlo por la mañana o a primera hora de la tarde.

Formas de consumo

Suele consumirse por vía oral (infusiones, cápsulas, etc.), pero es posible aplicarlo (sólo o combinado) por otras vías en productos comerciales de todo tipo. Las compresas de té verde o las propias bolsitas una vez utilizadas para hacer la infusión son estupendas para tratar las bolsas, las ojeras y la sensación de ojos cansados.

Resulta imprescindible realizar un consumo racional, pues es una planta con efectos farmacológicos muy usada por considerarse adelgazante y antioxidante, pero hay que tener en cuenta que un consumo excesivo puede causar daños al organismo.