Cómo volver a un uso menor de las pantallas

Responsive image


Qustodio, plataforma de seguridad y bienestar digital para familias, ha elaborado un listado con recomendaciones para ayudar a los padres a espaciar el uso de nuevas tecnologías.
 

De 0 a 2 años, nada de pantallas; hasta los 5 años, máximo una hora al día (esto incluye tv) y a partir de los 5 años los expertos aconsejan limitar su uso en función de la madurez mental y resiliencia digital del menor. Lo que sí es común para todas las edades es la necesidad llevar a cabo descansos cada 45 minutos para proteger la salud ocular. Estas son las recomendaciones del tiempo que deben pasar los menores delante de las pantallas, según un análisis realizado por Qustodio.

Por eso, ahora que nos encontramos inmersos en la "nueva normalidad" es muy importante que las pantallas interfieran lo menos posible en la vida cotidiana de los niños, el tiempo en familia, el ejercicio o las horas de sueño. Conscientes de esa dificultad, desde Qustodio han elaborado un listado con recomendaciones para espaciar el uso de las nuevas tecnologías por parte de los menores y buscar alternativas a las pantallas:

- Nunca antes de dormir. El 60% de los niños españoles no cumple con las horas de sueño recomendadas y 1 de cada 3 presenta síntomas de somnolencia diurna y cansancio, según un estudio del Instituto de Investigaciones del Sueño. En la mayoría de los casos, esta falta de horas se asocia a un mayor tiempo de exposición a la televisión, los ordenadores o los videojuegos. Horarios que son aún más difíciles de mantener durante el verano, pues las vacaciones lectivas dan mayor flexibilidad en cuanto a la hora de irse a dormir y de levantarse. Sin embargo, es necesario que aunque exista cierta flexibilidad en este aspecto, no utilicen los dispositivos móviles una hora antes de irse a la cama.

- La hora en familia. Marcar un "tiempo en familia" en el que ninguno de los miembros use dispositivos móviles ya sea durante los fines de semana o por las tardes, ahora que muchas empresas han llevado a cabo la jornada intensiva durante los meses de verano es una buena forma de disfrutar en familia sin necesidad de pantallas. Es importante recordar que en los últimos meses las relaciones sociales han quedado limitadas, únicamente, a las nuevas tecnologías, a través de apps de mensajería, videollamadas o redes sociales, lo que ha incrementado las conductas adictivas y un mal uso de las nuevas tecnologías.

- Tareas y actividades analógicas. Comer, usar el baño, realizar tareas de repaso… Es necesario establecer una serie de normas de forma conjunta sobre aquellos momentos del día en los que no deben utilizar pantallas. Lo ideal es planteárselo como un momento de desconexión y no como un castigo o prohibición.

- No al `chupete digital´. La gestión del uso de las pantallas que los padres lleven a cabo los primeros 3 o 4 años de edad va a ser fundamental y les va a ayudar mucho a que sepan y entiendan unas normas básicas que favorezcan su desarrollo también en el ámbito digital. Los expertos recomiendan no utilizar dispositivos móviles en el cochecito o silla de paseo ni en el coche, a no ser que se trate de trayectos largos donde es más complicado su entretenimiento dentro del vehículo.

- ¡Keep calm! Las familias no pueden olvidar cuál es la realidad: si se tienen hijos de diferentes edades es complicado evitar que el hermano pequeño no mire la televisión que ve el mayor, todos sus compañeros de clase tienen móvil y lo llevan a todos lados o estamos con otra familia que siempre deja a los niños ver la tele a la hora de comer.

Según comenta María Guerrero, psicóloga experta de Qustodio, al principio muchos niñas y niños se sentirán extraños, notarán que les falta algo, "pero es durante el proceso de desconexión donde más hincapié deben hacer las familias en los aspectos positivos que aportan las relaciones personales fuera del ámbito digital. Lo importante es no desistir al primer impedimento que encontremos o recurrir a las pantallas cuando la situación nos sobrepase", concluye.