Consejos para disfrutar de unas vacaciones más saludables

Responsive image


Una alimentación equilibrada, práctica deportiva o la preparación de un botiquín son algunas de las recomendaciones de Sanitas para estas semanas de ocio.
 

El mantenimiento de los hábitos saludables, como una alimentación sana o la práctica de ejercicio físico, debe hacerse a lo largo de todo el año. Pero, en muchas ocasiones, las vacaciones se convierten en las semanas perfectas para desconectar también de estas prácticas, haciendo que el esfuerzo realizado durante el invierno se eche casi a perder. Para evitar esta situación, el equipo de expertos de Sanitas ha recogido una serie de recomendaciones con las que conseguir mantener estas rutinas, incluso en verano. Dichos consejos forman parte del proyecto Healthy Cities, una iniciativa a través de la que Sanitas ayuda a otras compañías a fomentar hábitos de vida saludables entre sus empleados. Este es el primer paso para crear una mayor conciencia social en este ámbito, ya que gracias a esto se trabaja en la creación de entornos urbanos más saludables y sostenibles a través de la relación entre salud, medioambiente y movilidad.

A través de las siguientes sencillas recomendaciones por parte de los expertos de Sanitas podremos disfrutar de unas vacaciones más saludables, manteniéndonos en forma y previniendo, a la vez, problemas de salud futuros.

- Proteger la piel. El empleo de protector solar debe hacerse a lo largo de todo el año, no solo en verano, pero al menos en esta época es esencial usar crema con factor de protección elevado para evitar la incidencia de la radiación solar. La doctora Cristina Villegas, jefa de Dermatología del Hospital Universitario Sanitas La Moraleja, explica que "el melanoma es el cáncer de piel con peor pronóstico. En España y el resto del mundo ha aumentado su incidencia en la última década casi un 50 % principalmente por los malos hábitos en cuanto a la exposición solar, con muchas horas y poca protección. La única manera de prevenir su aparición es el empleo regular de crema de protección solar desde la infancia y la detección precoz, realizando de forma habitual la exploración de nuestros lunares".

- Ejercicio físico. Durante los meses de más calor el deporte puede resultar más incómodo, sin embargo, el reto de los 10.000 pasos promovido por el proyecto Healthy Cities de Sanitas puede ser la mejor actividad. Paseos por la playa o caminatas nocturnas ayudarán a mantenerse en forma también en vacaciones, puesto que consigue que el cuerpo se mantenga activo.

- Alimentación saludable. Esta es también la época de los helados y las barbacoas, por este motivo es importante prestar especial atención al menú. "No se trata de privarnos de este tipo de alimentos, sino de incluirlos en nuestra alimentación de manera responsable. Durante las vacaciones podemos primar las ensaladas o los pescados a la plancha y, a la vez disfrutar de este tipo de alimentos, pero siempre con moderación", explica Eva M. Bautista, nutricionista de Blua de Sanitas.

- Dientes sanos. El hecho de pasar más tiempo fuera de casa hace que, en ocasiones, olvidemos el cepillado de dientes tras las comidas, lo que puede desencadenar la aparición de caries u otros problemas bucodentales. Por este motivo es recomendable llevar un pequeño neceser en el que incluir cepillo y pasta dentífrica.

- Botiquín. Sea cual sea el destino es conveniente contar con elementos básicos de primeros auxilios: tiritas, agua oxigenada, vendas, gasas estériles y unas tijeras. Además, algunos medicamentos como aspirinas, antidiarreicos o antiinflamatorios en gel pueden ser grandes aliados ante pequeñas contusiones o imprevistos.