6 beneficios de comer granadas

Responsive image

07-10-2020 by Carmen Reija-farmacéutica y divulgadora sanitaria
Adorada desde la antigüedad, ha llegado a nuestra época sin perder su calidad. Sus ventajas son numerosas y fácilmente aprovechables. Es uno de los alimentos típicos del otoño que contiene menos calorías y favorece la diuresis.
 

Botánicamente es el fruto de un árbol llamado granado (Punica granatum) de la familia de las Punicáceas que se cultiva desde tiempos remotos y se ha extendido por diferentes lugares del planeta. Posee una piel gruesa de color dorado y con una capa interna blanquecina de sabor amargo. Se consumen sus semillas internas rodeadas de una pulpa de color rojizo que debes separar de la telilla blanca que las envuelve, pues resulta muy amarga.

Aparecen en el mercado a mediados de septiembre, pero el mejor momento es cuando ya ha entrado el otoño y hasta finales de enero. Elige las que tengan una superficie sana, entera, sin arrugas, duras y de color vivo. Se recomienda conservarlas a temperatura ambiente o guardarlas en la nevera un máximo de tres semanas.

En su composición química destaca que contiene agua en un 80%, un 15% de azucares (glucosa y fructosa) y un 3% de fibra. Presenta también: polifenoles (punicalaginas), flavonoides, ácido málico, ácido oxálico, ácido cítrico, taninos, vitaminas (del grupo B y C) y minerales (potasio, magnesio, hierro y fósforo, fundamentalmente). Aporta unas 35 calorías por cada 100 gramos.

Presenta numerosas propiedades saludables. Se recomienda su consumo porque:

1-Su bajo contenido en calorías, su poder diurético y su aporte de fibra la hace útil en dietas adelgazantes.

2-Presenta un gran poder antioxidante superior, incluso, al té verde, la naranja, etc.

3-Es antiséptica y antiinflamatoria, por la presencia de flavonoides.

4-Mejora la salud bucal y cutánea por sus propiedades antiinflamatorias, antimicrobianas y antioxidantes. Mastícalas bien antes de tragarlas.

5-Disminuye la retención de líquidos y ayuda a controlar la hipertensión, por su contenido en potasio.

6-Favorece el funcionamiento intestinal porque los taninos resultan astringentes y antiinflamatorios a ese nivel.

La mejor forma de consumo consiste en comerla directamente tras sacar los granos de su interior. No es difícil, pero puede llevarte un rato ya que es necesario eliminar toda la piel blanquecina que rodea las semillas para evitar el amargor. Si te resulta complicado, córtala en cuatro partes evitando en lo posible romper los granos con el cuchillo.

Combina muy bien con frutas como melón, frambuesa, mora, etc. en macedonia. El zumo se llama granadina y se puede tomar directamente sólo o combinado con pomelo o naranja, por ejemplo, o utilizarlo para elaborar otros platos.

Encaja en platos dulces (helados, cremas, yogur, etc.) y salados (jamón, atún, carnes asadas, etc.) si te gusta el contraste de sabores.

La granada resulta especialmente sabrosa en ensalada. Elaborar una es sencillo. Para preparar nuestra receta necesitas lechugas variadas (roble, brotes, iceberg), canónigos, zanahoria cruda, pepino, 500 gramos de gambas peladas y cocidas, un tomate, una granada, un puñado de nueces y una vinagreta (con aceite de oliva, vinagre de manzana, pimiento verde, un ajo y media cebolleta bien picados). Mézclalo todo en un bol y sírvela fresca.