7 propiedades de las peras

Responsive image

09-10-2020 by Carmen Reija-farmacéutica y divulgadora sanitaria
Sus múltiples variedades las convierten en un alimento ideal para todos porque siempre encontraremos alguna que nos resulte apetecible. Deliciosas a cualquier hora, constituyen un elemento imprescindible para una dieta saludable
 

Botánicamente es el fruto de distintas especies del género Pyrus, que conforman árboles llamados perales. Existen muchas variedades con características (color, textura, sabor, aroma, etc.) y maduración diferentes. Suelen clasificarse en peras de verano y peras de invierno, en función del momento de recogida. Las más conocidas por los consumidores son: conferencia, blanquilla, limonera, etc.

En su composición química destacaría la presencia de agua en elevada proporción (supera el 80%), azúcares, antioxidantes, vitaminas (especialmente A, del grupo B y C), minerales (calcio, hierro, magnesio, zinc y potasio, fundamentalmente), taninos, ácidos (oleico, palmítico, etc.) y fibra. Aporta muy pocas calorías, 45 por cada 100 gramos (una pera de pequeño tamaño).

Entre las múltiples propiedades que se les adjudican, destacarían:

1-Tienen una buena tolerancia y una baja aparición de alergias entre los consumidores.

2-Se consideran coadyuvantes en la reducción de peso, pues aportan pocas calorías y tienen efecto diurético y depurativo que reducen la retención de líquidos.

3-Mejoran la digestión.

4-Regulan la función intestinal. Reducen el estreñimiento cuando actúan como laxantes, reducen la inflamación intestinal y mejoran la gastritis.

5-Favorecen el buen funcionamiento del sistema circulatorio y el corazón por su contenido en vitaminas.

6-Mejoran la anemia por su contenido en hierro.

7-Aumentan el aporte de calcio al organismo, lo que resulta ideal para el crecimiento de los niños y el cuidado de las personas mayores.

Se recomienda precaución en su consumo si padeces insuficiencia renal porque tienen potasio y pueden afectar al funcionamiento del riñón cuando se consumen en elevada cantidad.

En relación con su compra, podemos destacar que encontrarás alguna de sus variedades prácticamente en cualquier momento del año. Elígelas en su punto de sazón (ni muy maduras ni verdes) y que no presenten golpes.

En cuanto a la conservación, se recomienda guardarlas en la propia bolsa de plástico, protegidas de la luz, en lugar fresco y seco. Si las guardas en nevera, colócalas en una zona que no sea demasiado fría. En función de su maduración cuando las compras, aguantarán más o menos antes de ser consumidas.

Las posibilidades de consumo son variadas. Puedes consumirla al natural, en zumos, compota, postres, macedonia, etc. También se recomienda como acompañamiento de las carnes por el contraste de sabores que se obtiene. Sus efectos beneficiosos son mayores cuando se consume en crudo correctamente lavada. En la industria alimentaria se utiliza de manera frecuente para elaborar mermeladas, por ejemplo.

Resulta especialmente interesante incluirla en la dieta de los niños porque es una fruta que suele resultarles agradable y no se niegan a comerla los más reacios a este tipo de alimentos. Introdúcela poco a poco para evitar que la rechacen.

Tras analizar sus propiedades beneficiosas te recomendamos que no olvides incluirla en tu compra habitual. Selecciona la que más se adapte a tu gusto porque seguro que encontrarás una variedad adecuada para ti.