Cómo aprovechar la vuelta al trabajo para adquirir mejores hábitos

Responsive image


Unirse al reto de los 10.000 pasos, reducir los envases de plástico o limitar el uso de papel en el puesto de trabajo son algunas de las recomendaciones de Sanitas para ayudar en la protección del medioambiente y la salud, y sumar nuestra contribución a los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS).
 

La vuelta a la rutina, más allá de ser un momento de agobio puede convertirse en una nueva oportunidad. El mes de septiembre es, para muchos, el inicio de un nuevo ciclo, en el que afrontar nuevos retos, por lo que es también el momento de aplicar a nuestra vida algunas novedades. Entre esas nuevas actividades se puede aprovechar, por ejemplo, para incorporar nuevos hábitos que mejoren no solo nuestra salud, sino el medioambiente. "Está comprobado que los factores ambientales influyen directamente sobre nuestra salud, por este motivo, con el fin de garantizar una mejor calidad de vida es imprescindible cuidar de nuestro entorno. De hecho, la pandemia que estamos viviendo en 2020 se debe, en gran medida, a la pérdida de biodiversidad, que facilita el contagio de enfermedades infeccionas de animales a humanos", ha explicado Catherine Cummings, directora de Relaciones Institucionales y RSC de Sanitas.

Como parte de estas iniciativas privadas, Sanitas ha puesto en marcha una serie de cambios que están encaminados en la protección del entorno. La sede de la compañía en Madrid, por ejemplo, es uno de los edificios emblemáticos de la sostenibilidad en España. Por su parte, más de 26 residencias de mayores generan energía eléctrica fotovoltaica en sus instalaciones, hasta alcanzar 1 GWh y, se han ampliado los espacios verdes en estos centros. Además, en 2019 Sanitas invirtió 2,6 millones de euros en proyectos que maximizan el ahorro energético en todas sus instalaciones y mantiene un uso de electricidad 100% de fuentes renovables.

Nuevas rutinas

Entre esa nueva forma de hacer las cosas, Sanitas señala una serie de nuevas rutinas que podemos comenzar a incorporar a nuestra vida, tales como:

- Vida activa. Para proteger la salud lo primero es evitar el sedentarismo, pero no es imprescindible apuntarse al gimnasio para mantenerse en forma. Algunas medidas como subir por las escaleras, serán suficientes para que el cuerpo mantenga una actividad moderada. Además, con este gesto colaboras también en un mejor uso de los recursos energéticos, al reducir el empleo del ascensor.

- Deporte en compañía. Otra actividad sencilla que puede ayudar mucho tanto a la salud como al medio ambiente es el acto de caminar, especialmente en parques urbanos, jardines o bosques cercanos. Sanitas lleva varios años promoviendo el reto de los 10.000 pasos, una iniciativa en la que participan ya más de 40 empresas, con un alcance de 160.000 empleados, y que fomenta la realización de estos paseos diarios, recomendados por la OMS. Además, si se consigue el objetivo común, la compañía se compromete a realizar una donación para un proyecto de regeneración urbana, por ejemplo, a través de la creación de zonas verdes en el centro de las ciudades.

- Movilidad sostenible. Según datos de la OMS más de 7millones de personas fallecen anualmente debido a la contaminación atmosférica, y gran parte de esta situación se debe al uso excesivo del transporte privado. Por este motivo una de las recomendaciones para ayudar en la mejora de la calidad del aire y, por tanto, para la reducción significativa de la polución en el centro de las ciudades, es, precisamente, el uso de bicicletas, que además ayudan a mantener una vida activa.

- Limitar el uso de plásticos. Se calcula que anualmente se generan unas 100.000 toneladas de plástico. Gran parte no se recicla, sino que se queda desperdiciado en la naturaleza, gradualmente descomponiéndose y creando microparticulas de plásticos. Por este motivo, es recomendable incluir algunos cambios en la rutina diaria con el fin de reducir esa cifra. Así, un gesto tan sencillo como cambiar los recipientes y tuppers de este material por otros de cristal o fibras vegetales ayudará en esta tarea.

- Menos papel. El 90% de los residuos que se genera en una oficina es papel y, pese a que cada vez más compañías emplean papel reciclado, lo cierto es que las políticas de `mesas limpias´, a través de la cual se insta a los empleados a evitar el uso de este material, también se está convirtiendo en una realidad cada vez más asentada. Evitar imprimir documentos innecesarios, usar las dos caras de la hoja o reutilizar documentos para tirar son algunas de las prácticas más recomendadas.

En este sentido, a través de estos sencillos consejos, que pueden aplicarse tanto en la oficina como en el hogar, se ayudará en la obtención de objetivos comunes en cuanto a la mejora del medioambiente yde la salud, porque al proteger el entorno, estaremos colaborando también en la prevención de enfermedades.