Di adiós a las "alas de murciélago" en los brazos con estos sencillos tips

Responsive image

22-09-2020 by Merce Rey  
El tríceps, el músculo que se encuentra en la parte posterior del brazo es el que provoca las temidas "alas de murciélago", puesto que pasa desapercibido al no ejercitarlo y tiende a ponerse flácido con el paso de los años. ¿Te gustaría lucir con brazos tonificados durante todo el año? Con estos prácticos ejercicios y consejos conseguirás cumplir este objetivo.
 

¿Dónde está el secreto? En marcarse unas tablas de entrenamiento para realizar desde casa de forma reiterada y ser constantes para que esta molesta piel que suspende del brazo y se agita, como si de unas "alas de murciélago" se tratasen, desaparezca. Es importante que no sobrecargues el músculo y que, de paso que trabajas el tríceps, no te olvides del bíceps, para que no haya un descompase entre ambas zonas.

Otra de las recomendaciones pasa por cuidar de alimentación, prescindiendo de los alimentos ultraprocesados y refinados, azúcares y grasas saturadas. Hay que combinar la actividad física con hábitos de comida saludables.

Extensión de tríceps

Para llevar a cabo este ejercicio tendrás que tener a mano una mancuerda. De pie o sentada en una silla y con la espalda erguida, sujeta una o dos mancuerdas con las manos. Estira los brazos situando la pesa o pesas por detrás de la cabeza. Sube y baja los codos flexionados lentamente y regresa a la posición inicial.

Fondo de tríceps

Sitúate de espaldas a un banco y apóyate las manos en el borde del mismo, las piernas pueden estar extendidas o flexionadas. Si te decantas por la segunda opción será un poco más fácil. Los codos deberán estar flexionados. A continuación, desciende el cuerpo hacia abajo, pero sin llegar a tocar el suelo.

Patada de tríceps

Con la mano derecha agarra la mancuerda y la pierna de ese lado tiene que estar un poco adelantada y semiflexionada, mientras que el torso debe inclinarse hacia delante. Mantente en esa posición, levanta y baja la mancuerda. Cuando bajes la pesa, el codo tiene que quedar totalmente estirado. Hazlo lentamente. Repite el ejercicio con la mano contraria. Este ejercicio también puedes hacerlo apoyada en un banco. Para ello, el brazo y la rodilla derecha deben estar apoyados en él, y al igual que en la versión anterior el torso tiene que estar inclinado. Agarra la mancuerda con la izquierda y sube el brazo con el codo hacia atrás y vuelve hacia el pecho. Después, haz lo mismo con la otra mano.

Flexiones

Las de toda la vida. En plancha sobre una esterilla, con las piernas extendidas y los codos pegados al cuerpo y flexionados. Subimos y bajamos. Con este ejercicio además de tonificar los brazos trabajarás todo el cuerpo. Si lo deseas podrás subir los pies en un banco para ganar en intensidad.

Elevación lateral de hombros

De pie, separa los brazos del cuerpo y mantenlos prácticamente estirados. Agarra una mancuerda con cada mano y flexiona ligeramente las rodillas. Después, levanta las pesas poco a poco hasta que los codos permanezcan a la altura de los hombros. Desciende progresivamente y repite el ejercicio.