Consejos nutricionales para este otoño

Responsive image

23-09-2020
En otoño cambia el escenario climático. Las horas de sol se acortan, las temperaturas cambian, nos da menos el sol y en la despensa aparecen las hortalizas, las verduras y las frutas de esta nueva temporada.
 

Al igual que con cada paso de estación hacemos el pertinente "cambio de armario", sustituyendo la ropa de verano por prendas de manga larga y que nos abriguen más, los hábitos alimentarios también se modifican con cada estación del año. Así, con el recién estrenado otoño aparecen en las fruterías y en nuestra despensa otra serie de productos y alimentos de temporada. Priorizando siempre una dieta lo más saludable posible, rica en vitaminas, sales minerales y proteínas, es un buen momento para introducir alimentos de esta época del año, como las setas, los frutos rojos, frutos secos (como las castañas o las almendras), y verduras (entre otras, calabacines, calabazas, coliflor o coles), además de los apetecibles platos de cuchara (como guisos y purés), que nos aporten energía y "calor".

Los cambios de temperatura propios de esta estación repercuten en nuestro organismo, que tiene que adaptarse al clima y la nueva rutina estacional. Por ello, la alimentación juega un papel principal para ayudarnos a esta aclimatación.

Comer y descansar

Es época de ingerir alimentos y bebidas calientes, que nos ayudarán a regular la temperatura del cuerpo, por lo que es aconsejable incorporar sopas de verduras, caldos o guisos vegetales y de legumbres, ideales para cuando baja la temperatura. A la impresionante gama de colores otoñales se une el arcoíris de las frutas y verduras de temporada, con las berenjenas, acelgas, espinacas, zanahorias o pimientos, junto a las castañas, manzanas, mandarinas o el membrillo. Así como pescados azules (ricos en ácidos omega 3) o carnes magras, como el pollo o el pavo, es aconsejable aumentar el consumo de legumbres y potajes vegetales, así como cereales, entre los que destacan el arroz integral, la quinoa, la avena o el trigo sarraceno.

Pon especial atención al tamaño de las raciones, porque aunque el frío traiga consigo necesidades nutricionales y calóricas que no se dan en otras épocas del año, no significa que debamos ingerir más cantidad más de la necesaria. Sobre todo, si tienes que comer fuera de casa.

Aparte de la alimentación, también es muy importante descansar y desconectar, dormir una media de 8 horas, arroparse mejor y tener en nuestra casa una temperatura de entre 18 y 21 grados.

5 productos indispensables

Para tener las defensas a tope esta temporada te indicamos algunos de los alimentos con más nutrientes que no deben faltar en tu despensa:

  • Legumbres: Ideales para el otoño y los primeros fríos. Cabe señalar que las legumbres, por sí solas, no engordan, sino que depende de los alimentos con los que las preparemos.
  • Coles: Especialmente ricas, aportan a la dieta infinidad de beneficios nutricionales y gastronómicos.
  • Frutos secos: Nutritivos y muy energéticos, se trata de un potente concentrado de proteínas, grasas, vitaminas, minerales y fibra. A pesar de que los expertos recomiendan incluirlos en nuestra dieta a diario, en su versión al natural, con un puñado es suficiente.
  • Cítricos: Muy ricas en vitamina C y con elevado poder antioxidante, el otoño es la época del pomelo, la mandarina, la naranja,…, además de que aportan mucha fibra.
  • Pescados: Beneficia a tu corazón y es rico en vitaminas, sobre todo las de grupo B. El otoño es momento del salmonete, la langosta, la dorada, el pulpo, el jurel… ¡Un amplio abanico de ácidos grasos omega 3 donde elegir!