6 reacciones tras recibir un resultado covid positivo

Responsive image

25-09-2020 by Carmen Reija-farmacéutica y divulgadora sanitaria
Recibir un resultado covid positivo supone un cambio a nivel personal, social, psicológico, físico, etc., tanto para el paciente como para quienes conviven con él o han tenido algún tipo de contacto previo.
 

Las emociones que rodean al resultado positivo influyen en cómo se va a vivir la situación. Se produce una combinación extraña de sensaciones que abruman a todos los implicados.

1 Culpable

¿De qué? ¿El contagiado puede considerarse culpable de su contagio? ¿El que lo ha contagiado tiene la culpa de haberlo hecho? Es increíble que, con lo sucedido durante estos meses, aún quede alguien que pueda pensar así.

Pero lo lamentable es que sucede. Son aún demasiados los que siguen considerando al infectado un "arma de destrucción masiva" en vez de lo que es realmente: una víctima más de un virus agresivo que, poco a poco, ha ido invadiendo nuestra sociedad.

2 Aterrorizado

Es lógico sentir miedo. Se ha oído y leído de todo respecto a este virus. Las cifras asustan a cualquiera. Muertos, ingresados en hospitales, las UCI rebosan y nada garantiza al contagiado que no será otro más. Ya se ha convertido en una de esas astronómicas cifras que nos recitan a diario y piensa que es fácil que se transforme en uno más de las que conforman las otras.

Para reducir el miedo es importante concentrar los esfuerzos en la recuperación física e intentar aislarse de lo que sucede alrededor. Mantener la atención centrada en las noticias negativas solo incrementará el problema.

3 Solo

En un momento tan trascendente es muy posible sentirse solo porque lo que uno espera de los demás no se cumple. Ellos también temen el contagio y prefieren mirar hacia otro lado esperando que no les toque padecerlo.

En los demás se entremezclan las mismas emociones negativas y considerarle culpable es la primera reacción. Piensan que se ha contagiado por hacerlo mal y que se merece lo que le ha sucedido, aunque ellos hayan hecho lo mismo y la ruleta de la fortuna no les haya alcanzado esta vez.

Para reducir la sensación de soledad es recomendable centrarse en las personas que se encuentran a su lado y tratar de convencerse de que, simplemente, los que le han abandonado no merecían la pena.

4 Triste

Consecuencia de lo anterior. Percibirse culpable, sentir miedo o pensar que le han abandonado junto a la tensión debida a la incertidumbre de la enfermedad genera una enorme tristeza difícil de combatir.

Es necesario controlarla antes de que se convierta en una depresión de consecuencias indeterminadas.

5 Estigmatizado

Curiosamente, este virus se ha convertido en un estigma por la información que tenemos. Realmente, quienes superan el proceso deberían ser tratados como héroes y considerados "personas seguras", al menos durante el tiempo que dure la inmunidad desarrollada.

Sentirse estigmatizado provoca problemas físicos y psicológicos. La mejor recomendación sería comprender que es el miedo lo que mueve a esos ineptos que le consideran peligroso, pero es difícil conseguir ser tan equilibrado. La solución pasa por una adecuada educación sanitaria que permita alcanzar una necesaria convivencia.

6 Desbordado

Por los acontecimientos relacionados con la salud, el confinamiento, el aislamiento social, los problemas laborales, los estudios y el miedo a que las cosas nunca vuelvan a ser como antes del positivo.

La única solución sería intentar vivirlo con normalidad y dar pequeños pasos hacia el objetivo que —no debemos olvidarlo nunca—, es la curación completa. Poco a poco se irán resolviendo las demás complicaciones a las que se va a tener que enfrentar.

Deberíamos ayudar al positivo a superar el momento que está viviendo. Hoy le ha tocado a él, mañana puedes ser tú.