Síndrome de "Burnout", cuando siempre se está conectado al trabajo

Responsive image

25-09-2020
El porcentaje de empleados que afirman vivir en una cultura "always on" en su empresa ha crecido un 10% desde enero, mientras que el número de trabajadores que se sienten estresados ha aumentado en un 9%.
 

En mayo de 2019, la Organización Mundial de la Salud (OMS) reconocía oficialmente como enfermedad el `burnout´ o desgaste profesional. Se trata de un trastorno emocional vinculado al ámbito laboral que aparece como consecuencia de una situación de estrés laboral crónico, fruto de la incapacidad para desconectar del trabajo. Un hecho que repercute negativamente en la salud física y mental. Este síndrome, que tiene graves consecuencias en el bienestar de los empleados, se ha convertido en un problema que conviene afrontar y prevenir desde las empresas. Sobre todo, teniendo en cuenta el auge de los entornos de trabajo híbridos y el impacto de la situación actual en la salud emocional de los empleados.

Según señala el estudio de Cigna, `COVID-19 Global Impact´, perteneciente a su informe anual `360º Wellbeing Survey 2020´, el porcentaje de empleados españoles que afirman vivir inmersos en una cultura "always on" en su trabajo es del 74%, un 10% más si lo comparamos con los resultados obtenidos a comienzos de año y un 7% por encima de los de abril. Sobre todo, porque el hecho de que muchas personas hayan pasado a tener la oficina en casa ha provocado que sea más complicado desconectar del trabajo fuera del horario laboral, y es especialmente palpable cuando concluye la jornada de trabajo (55%) y los fines de semana (44%).

"El estrés es uno de los principales factores de riesgo para la salud física y mental en el siglo XXI. Contar con las herramientas suficientes para saber cómo manejarlo de manera efectiva es una enorme inversión en bienestar. Poniendo en práctica una serie de iniciativas es posible reducir en gran medida el riesgo de aparición del Síndrome de Burnout en nuestros empleados", destaca Ana Romeo, directora de Recursos Humanos de Cigna España y embajadora Humans 4 Health by Cigna.

Prevención desde los departamentos de RRHH

Dado que el origen del `burnout´ está, precisamente, en el contexto laboral, prevenirlo desde las organizaciones es algo fundamental para reforzar el compromiso y motivación de los empleados. De tal manera que se evite el desarrollo de trastornos de tipo conductual (impulsividad o agresividad), emocional (baja autoestima, depresión, ansiedad o falta de atención) o físico (problemas gastrointestinales, cefaleas, enfermedades cardiovasculares o problemas de sueño), que afecten a su calidad de vida y productividad.

Para lograr este objetivo es muy importante facilitar recursos enfocados al autocontrol emocional. Así como garantizar un clima laboral óptimo en el que prime un buen ambiente entre los compañeros. En este sentido, el estudio `COVID-19 Global Impact´ de Cigna refleja una notable satisfacción en cuanto a las relaciones interpersonales creadas dentro del entorno laboral. En concreto, el 79% de los empleados españoles afirma llevarse bien con sus compañeros y el 67% tener buena relación con sus supervisores. Asimismo, los encuestados también reconocen no tener miedo a perder su empleo y contar con cierta estabilidad laboral (62%), disponer de facilidades para conciliar trabajo y familia (61%) y tener una carga de trabajo que pueden asumir sin complicaciones (54%).

"Si bien más de la mitad de los empleados consultados disponen de estas ventajas, todavía existe un amplio margen de mejora, lo que representa una oportunidad para crear mejores entornos de trabajo. En un momento de cambio como el que vivimos es más importante que nunca apostar por reforzar el vínculo empresa – empleado", añade Romeo.

Entre esas ventajas laborales cabría destacar, por ejemplo, la oferta de un plan de desarrollo de carrera o el acceso a programas formativos. Finalmente, a la hora de evitar el desgaste profesional de los empleados, también conviene que los departamentos de Recursos Humanos revisen el estilo de liderazgo y la cultura organizacional. A partir de ahí se aconseja fomentar la creación de un entorno laboral que promueva el apoyo constante, la cohesión y el compromiso.