¿Cuna con pantallas? La polémica marca que promete revolucionar la puericultura

Responsive image

30-09-2020 by María Robert 
La marca SP Future ofrece tres productos de bebé con pantallas integradas para "facilitar la autonomía" y hacerle la vida más fácil a los padres. Aunque no todo es lo que parece
 

Algunas influencers con millones de seguidores en Instagram, como Laura Escanes o Verdeliss, han hecho saltar las alarmas. Si bien en sus perfiles es habitual ver promociones de todo tipo de productos, lo que han enseñado esta vez ha sido objeto de una gran polémica. Se trata de la firma SP Future, una marca que promete facilitar la vida a los padres, vendida como "la revolución del universo puericultura".

Entre las novedades que han presentado destaca especialmente una cuna de diseño futurista con cuatro pantallas integradas, ideada para entretener al bebé sin que los progenitores tengan que estar pendientes.

Según la marca, la cuna detectará cuando el bebé se despierta, y activará una luz y música relajante para volver a dormirle. Pero no solo aporta estímulos al niño, también le enseña otros idiomas. Y por si es poca tecnología, SP Future oferta también un caballito balancín y una trona inteligente. Ambos, claro, también con pantallas.

Screen pollution

A la mayoría de los seguidores de las mamás y papás les ha parecido un despropósito todos estos productos. De hecho, hasta los que han publicitado la marca se han manifestado abiertamente en contra de los inventos tan "revolucionarios" después de plantear un debate entre sus seguidores.

Lo que no sabían ni siquiera ellos es que SP Future no existe, sino que se trata de un experimentos social de Multiópticas, concretamente, una campaña para alertar sobre el uso abusivo de las pantallas. Por tanto, la empresa no es más que un producto de marketing con el que concienciar que la mitad de los menores de cinco años tiene acceso a una pantalla. La marca no existe, pero no propone diseños tan descabellados: en los primeros 18 años de vida, un niño pasa más de 26.200 horas delante de una pantalla.

El debate de la llamada screen pollution (o contaminación de las pantallas) es, cuanto menos, contradictorio. Porque si bien el 87% de los padres se preocupan por el número de horas que sus hijos pasan delante de las pantallas, 3 de cada 10 les regalan dispositivos antes de los cuatro años. Ante este problema, explica Multiópticas, "hemos querido hacer una llamada de atención sobre el uso irresponsable de pantallas, especialmente en la infancia. Parece ficción pero nos hemos basado en peticiones reales de padres".