A los 6 años las niñas comienzan a asociar la "brillantez" con el género masculino

Responsive image

13-10-2020 by María Robert 
Es más probable que a partir de esa edad eviten actividades que aparentemente requieran más inteligencia, según un estudio
 

Los estereotipos de género, es decir, prejuicios generales acerca de atributos o características que hombres y mujeres deberían poseer siguen siendo reales. Algo preocupante, puesto que la mayoría son tan nocivos como que las niñas empiecen con apenas seis años a asociar la mayor brillantez intelectual con el género masculino, según demuestra un estudio realizado por las Universidades de Nueva York, Illinois y Princenton publicado en la revista Science.

La investigación, dirigida por Lin Bian, estudiante de doctorado en la Universidad de Illinois, y el profesor de psicología de la NYU Andrei Cimpian, prueba cómo los estereotipos de género en edades tempranas se afianzan y tienen un potencial impacto a lo largo de la vida de los niños y niñas. "A pesar de que el estereotipo que equipara la brillantez con los hombres no se corresponde con la realidad, podría afectar las aspiraciones de las niñas y sus eventuales carreras", recalca Cimpian, autora principal del artículo.

Respaldando los estereotipos desde pequeños

"Nuestra sociedad tiende a asociar la brillantez con los hombres más que con las mujeres, y esta noción aleja a las mujeres de trabajos que se percibe que requieren de esta cualidad", apunta Bian."Queríamos saber si los niños pequeños también respaldan estos estereotipos".

Con esta idea en mente, los investigadores evaluaron a niños de entre 5 y 7 años. En un experimento, los niños escucharon una historia sobre una persona que era "muy, muy inteligente" y luego se les pidió que adivinaran cuál de cuatro adultos desconocidos (2 hombres, 2 mujeres) era el protagonista de la historia. También se les pidió que adivinaran qué adulto de una serie de parejas de diferentes géneros era "realmente, realmente inteligente".

Si bien los resultados mostraron que tanto los niños como las niñas de 5 años veían su propio género de manera positiva, las niñas de 6 y 7 años mostraron significativamente menos probabilidades que los niños de asociar la brillantez con su género. Estas diferencias de edad fueron en gran medida similares entre los niños de diversos orígenes socioeconómicos y raciales-étnicos.

Intereses diferentes

Más adelante, otro estudio valoró si estas percepciones dan forma a los intereses de los niños. A un grupo diferente de niños y niñas de 6 y 7 años se les presentaron dos juegos: uno descrito como para "niños que son realmente, realmente inteligentes" y el otro para "niños que se esfuerzan mucho, muy duro". Las niñas estaban significativamente menos interesadas que los niños en el juego para niños inteligentes. Sin embargo, no hubo diferencia entre el interés de los niños y las niñas en el juego para niños trabajadores, un hallazgo que ilumina la naturaleza específica de los estereotipos de género.

Además, tal y como explican las investigadoras, "encontramos que las mujeres adultas tenían menos probabilidades de obtener títulos superiores en campos que se pensaba que requerían ´brillantez´, y estos nuevos hallazgos muestran que estos estereotipos comienzan a afectar las elecciones de las niñas a una edad desgarradoramente joven".