¿Qué es el trastorno por atracones?

Responsive image

by Carmen Reija- farmacéutica y divulgadora sanitaria
El trastorno por atracón es un problema de control de impulsos más frecuente de lo que parece y que afecta a ambos géneros y a cualquier edad. Los datos señalan que, durante esta extraña primavera, el número de personas que lo pueden haber padecido se ha multiplicado.
 

El DSM-V incluye en la categoría de «trastorno por atracón» (BED Binge Eating Disorder) a las personas que se dan atracones de comida de forma recurrente acompañados de pruebas subjetivas y comportamentales de falta de control sobre la alimentación y de malestar clínicamente significativo.

Estos atracones no pueden ir acompañados de las conductas compensatorias típicas de la bulimia nerviosa (purgas, ayuno, ejercicio físico excesivo, vómitos autoinducidos, abuso de laxantes y diuréticos u otros fármacos similares). En el trastorno por atracones, no se dan esas conductas compensatorias. Además, para su diagnóstico, no pueden presentarse exclusivamente junto a anorexia nerviosa, bulimia nerviosa o trastorno de evitación-restricción de ingesta de alimentos.

El DSM-V especifica la gravedad del trastorno en función de la frecuencia con que se producen los atracones. Se clasifica como: leve (1-3 a la semana), moderado (4-7), grave (8-13) o extremo (14 o más). Se especifican los criterios para valorar si el trastorno remite. Se habla de remisión parcial cuando los episodios se producen con una frecuencia menor de uno a la semana durante un tiempo continuado y de remisión total cuando no hay atracones durante un tiempo largo.

Un atracón se define como la ingesta en un período corto de tiempo (por ejemplo, 2 horas) de una cantidad de comida superior a la que la mayoría de la gente podría consumir en ese mismo espacio de tiempo.

Las características de los atracones patológicos además de la ingesta de gran cantidad de comida en poco tiempo serían:

-Sensación de pérdida de control sobre la ingesta durante el episodio.

-Comer mucho más rápido de lo normal.

-Comer gran cantidad de comida aunque no se tenga hambre.

-Comer hasta sentirse desagradablemente lleno.

-Comer a solas por vergüenza.

-Sentirse a disgusto con uno mismo, deprimido o culpable tras el atracón.

-Malestar al recordar los atracones.

-Deben producirse al menos un día a la semana durante 3 meses.

-Presentan más conductas y actitudes alimentarias desadaptadas y una mayor sensación de pérdida de control mientras comen.

-Sus patrones de alimentación son caóticos. Atracones, omisión de comidas principales, ingestas irregulares, comen con mayor frecuencia durante el día (aunque algunos también comen por la noche), grandes dificultades para responder y regular señales del hambre.

-Además, sufren preocupación por el peso y la figura y depresión.

El perfil incluye personas de mayor edad que en anorexia o bulimia, historia previa de obesidad, raramente historia previa de otros trastornos de alimentación, porcentaje similar entre hombre y mujeres, influencia de factores genéticos y ambientales familiares. Se encuentra muy relacionado con la presencia de obesidad.

Es un trastorno crónico estable y con una duración similar a Anorexia y Bulimia. Se han encontrado pacientes que superan los 14 años.

La prevalencia es mayor entre las personas con sobrepeso y obesidad. En EE.UU. algunos estudios hablan de un porcentaje mayor en mujeres (3,5%) frente a hombres (2%). Sea como sea, son datos superiores a los de otros trastornos de alimentación.

No desesperes si lo padeces, simplemente, busca ayuda profesional para el tratamiento correcto.