Puedes tratar las verrugas con Chelidonium

Responsive image

by Carmen Reija- Farmacéutica y divulgadora sanitaria
Las verrugas son procesos benignos y frecuentes que pueden aparecer en cualquier momento y que deben ser consultadas al especialista. Es importante que sean diagnosticadas y tratadas de manera adecuada por el especialista. Existen opciones naturales que deben ser utilizadas con precaución.
 

Las verrugas se consideran masas benignas causadas por el virus del papiloma humano y que suelen desaparecer de manera espontánea. Se consideran inofensivas, pudiendo presentarse en diferentes partes del cuerpo y a cualquier edad, aunque con menor frecuencia en los niños. Debemos tener cuidado porque son contagiosas con el simple contacto.

La más típica aparece como un crecimiento redondo u oval con una superficie áspera que se levanta sobre la piel que la rodea y cuyo aspecto es de piel "arrugada" de color variable desde claro a negro (aunque es poco frecuente). Pueden resultar desagradables (si se ubican en zonas visibles o son de gran tamaño) e incómodas (sobre todo las que se forman en las plantas de los pies).

Además del tratamiento farmacológico para las verrugas, se ha reconocido la interesante actividad del látex anaranjado de una planta herbácea perenne (Chelidonium majus) de la familia de las papaveráceas (como la amapola) y que se conoce como hierba golondrinera, verruguera, de las golondrinas, celedonio, etc.

Es muy habitual en los campos sombreados y frescos y en muros antiguos o peñascos y se ha venido utilizando desde la antigüedad. Debemos ser cuidadosos porque la planta es tóxica y contiene varios alcaloides con efectos nocivos si se consume, pudiendo causar además dermatitis en personas sensibles, incluso en su uso externo. En su composición química destacan: ácido chelidónico, alcaloides (chelidonina, cheleritrina, etc.), isoquinolonas (protopina), berberina, etc.

Se ha utilizado la planta entera y el látex para tratar asma, tos, bronquitis, etc., aunque mi recomendación es evitar consumirla salvo orden del médico porque es una planta muy tóxica y resulta peligrosa si no se hace un buen control. La ingestión de grandes dosis provoca somnolencia, bradicardia, parálisis de las terminaciones nerviosas sensitivas, etc.

Externamente, su látex caustico se recomienda para curar heridas, eliminar verrugas y callos. Suele administrarse con otras plantas y durante poco tiempo. Hay productos combinados que se aplican con un gotero o un bastoncillo sobre la verruga a tratar. La pauta debe ser indicada por el especialista y se debe evitar que se distribuya por la piel.

Si la ves en un campo y quieres usarla, debes ser cuidadoso y evitar el contacto del látex con la epidermis y los ojos porque resulta tóxico. Si es la primera vez que la utilizas, aplica una cantidad muy pequeña para evitar que caiga fuera de la zona a tratar o protégela con aceite o vaselina para evitar que se queme.