Ayuno intermitente, pros y contras de la dieta de moda

Responsive image

by David León Himelfarb
Ayunar dos días y comer sin reparos los otros cinco, dejar de comer 16 de las 24 horas del día para concentrar las comidas en las ocho restantes… Las formas de adoptar el ayuno intermitente, una de las dietas de moda, son muy variadas, pero el objetivo siempre es el mismo, adelgazar recortando la alimentación durante unas horas, para que el cuerpo consuma sus sobrantes de grasas y energías. Hoy conocemos los pros y contras de esta dieta que está en boca de todos, y sabremos cuáles son sus beneficios y sus perjuicios para la salud.
 

Mientras de niños la educación nos llenó los oídos con las 5 comidas diarias que hay que hacer para tener una alimentación saludable, de mayores no tardamos en cansarnos de escuchar sobre dietas que, eliminando alguno de estos cinco ágapes, nos ayudan a adelgazar. Una de las más extendidas ahora es el ayuno intermitente, que consiste en dejar de comer durante algunos períodos de tiempo para quemar grasa sobrante en el cuerpo.

El sistema es sencillo, ayunos distribuidos en el tiempo que pueden durar algunas horas o varios días. Los más habituales son el 5:2, es decir, comer cinco días y ayunar durante dos, o el 8:16, es decir, concentrar las comidas en 8 horas y ayunar las 16 restantes (horas de sueño incluido). Se distribuya como se distribuyan, este método no solo ha de ayudar a adelgazar, si no que promete también más longevidad y un sistema de salud más equilibrado.

La historia le da la razón. Desde el ramadán musulmán, al yom kippur judío, pasando por el ayuno de cuaresma cristiano: ya hace siglos que las religiones nos invitan a depurarnos dejando de comer. En el mundo secular, aunque tiene menos recorrido, la restricción en la ingesta de calorías como método para hacernos más longevos se estudia desde hace tiempo. Últimamente, con el auge de esta dieta, encontramos desde todo tipo de estudios médicos a documentales de la BBC que analizan el fenómeno.

¿Cuáles son los pros y los contras de la dieta de moda?

Ventajas del ayuno intermitente

  • No es una dieta, es una simple estrategia: El ayuno intermitente es fácil de seguir, porque no es tanto una guía sobre lo que hay que comer, si no un método sobre cuándo hay que hacerlo. Aunque es recomendable mantener una dieta sana y equilibrada en las ingestas, el seguimiento del ayuno intermitente no determina qué comemos.

  • Inmunidad a las infecciones: El sistema estimula la autofagia, el proceso en el que las células reciclan materiales de deshecho para repararse a sí mismas, favorenciendo su inmunidad ante enfermedades infecciosas, autoinmunes e inflamatorias.

  • Aumento del tejido neuronal: De la misma manera, aumenta la neurogénesis, es decir, la creación de nuevas células y tejidos conectivos entre las neuronas del cerebro.
  • Longevidad y otros beneficios: Aunque los estudios varían al respecto, hay cierto consenso al respecto de que el ayuno favorece la longevidad, y ayuda a tener una atención mejorada y a estar más despierto, y, en general, a fortalecer el organismo.
  • Comer a gusto: Como el sistema no determina qué alimentos comemos, el ayuno intermitente permite seguir comiendo lo que nos gusta o no abandonar el consumo esporádico de alcohol.
  • Pérdida de peso a largo plazo: Distintos estudios aseguran que el ayuno intermitente es un método efectivo que se puede mantener a largo plazo para perder peso.
  • Hecho a medida: Cada uno puede diseñar su ayuno intermitente a su manera: 5:2, 18:6, en días alternos, saltarse ágapes de forma aleatoria…
  • Aproximación al ciclo biológico: Algunas voces dicen que un ayuno intermitente que concentre las comidas copiosas en el día y reduzca la ingesta cerca de la noche nos aproxima más a nuestro reloj bilógico natural, aquel nos invita a vivir con el sol y dormir con la llegada de la luna.

Contras del ayuno intermitente:

  • Alto índice de abandono: Algunos estudios han encontrado que es un método con mayor tasa de abandono que otros, por lo que exige cierta disciplina.

  • Interferencias en la vida social: Si se quiere seguir de forma estricta, el ayuno puede dificultar nuestra vida social. Ejemplo simple: Si nuestros amigos quieren quedar a las 9pm para cenar y nosotros tenemos que dejar de comer a las 8pm… De nuevo, hace falta disciplina.

  • Festines y mala alimentación: Los beneficios del ayuno intermitente se pierden si en las ventanas de comida se ingieren en demasía alimentos poco nutritivos o saludables. El riesgo de caer en festivales de patatas fritas durante las horas de alimentación diluye los efectos del ayuno.
  • Ansiedad o tristeza: Sobre todo al principio, el ayuno puede provocar ansiedad, tristeza y hambre desmedida en las horas de no comida. Es normal, el cuerpo está acostumbrado a acceder a alimentos en todo momento, y ese es un hábito que cuesta cambiar.
  • No recomendable en caso de embarazos, diabetes o desórdenes alimentarios: Las personas que estén en alguno de estos casos no han de probar el ayuno, pues puede ser muy perjudicial para su salud.

Estos son los pros y los contras del método de moda. Aún así, como siempre, antes de seguir cualquier método que afecte a nuestra alimentación es recomendable acudir a un nutricionista para que nos haga recomendaciones oportunas y nos acompañe en el seguimiento de las dietas que decidimos seguir.