Alimenta tu alma con un brunch saludable

Responsive image

by Merce Rey 
Se trata de una combinación de desayuno y comida, que debe saborearse con tiempo, sin que existan obligaciones ni restricciones horarias de por medio. Una mezcla de dulce y salado con la que deleitar todos los sentidos. Es la excusa perfecta para preparar en el fin de semana, dejando atrás la rutina. ¿Te gustaría aprender a preparar un delicioso, variado y nutritivo manjar en casa para sorprender a tus convivientes, a tu pareja, o darte ese homenaje que tanto te mereces? Pues manos a la obra.
 

El brunch, una fusión entre el breakfast y el lunch, cada vez va ganando más popularidad. Se consume a media mañana y son muchos los restaurantes y cafeterías que se suman a incorporar este servicio en sus cartas. Un punto de encuentro y reunión, donde el tiempo se para, se cata cada uno de los ingredientes de forma precisa, y se comparte un buen rato con amistades o familia. Pero, ¿qué tal si pruebas a preparar en casa un menú saludable, fresco y artesanal?

Algo fresco

La clave está en escoger fruta fresca: manzanas, kiwis, cerezas, frambuesas, mandarinas, mangos, naranjas, peras, plátanos, uvas, etc. Puedes colocarlas en un bonito frutero o preparar brochetas, zumos o una ensalada, hacer mermelada, añadirlas como complemento de tus yogures griegos o decorando tus tortitas de elaboración propia. Lo mismo ocurre con los frutos secos, tanto pueden consumirse solos como acompañados de tus yogures o tostadas integrales.

Dulce y salado a partes iguales

En esta comilona tampoco puede faltar el toque dulce: tortitas, torrijas o bizcochos de frutas u hortalizas. Como se trata de una fusión entre desayuno y comida, tiene que haber también aperitivos salados. Aquí entrarían en juego los sándwiches de pan integral de pollo con lechuga y tomate o vegetales con aguacate y pimientos, así como también la tortilla francesa sola o acompañada de pavo cocido, setas, espinacas o aquel ingrediente que más te guste. Aliña tus ensaladas o tostadas integrales con aceite de oliva virgen. En cuanto a bebidas apuesta por el agua mineral, las infusiones, o zumos de elaboración propia, ya sean a base de frutas o vegetales, o una combinación de ambos. La leche tiene que estar presente: desnatada, de soja, de coco, de almendras… Tú eliges. Para el postre, una opción podría ser preparar una fondue de chocolate, de queso o de yogur, donde poder ir sumergiendo las brochetas de fruta previamente preparadas.

Tan importante es la comida como lo ornamental

Una vez que ya tienes claro el menú, le tocaría el turno a la decoración, escoger la vajilla, la cristalería, el mantel, la cubertería, las servilletas, las flores, la iluminación, los cojines que mejor puedan encajar, preparar la playlist musical más adecuada a tu propuesta gastronómica y crear un ambiente confortable y cómodo para que tanto la anfitriona como los comensales os sintáis a gusto.

alimenta_alma_9610_20201027114550.png (600×400)

Ahí van algunas ideas

Tortitas de avena

Ingredientes

  • Un vaso de leche vegetal.
  • Un huevo*.
  • 150 gr de harina de avena.
  • Levadura en polvo, con una cucharita de postre llega.
  • Sal al gusto

* puedes sustituirlo por un plátano maduro

Elaboración:

En el caso de que vayas a echar el plátano, córtalo en rodajas y con ayuda de una batidora de vaso tritúralo junto con la leche. Si utilizas el huevo, sustituye la fruta por él. Incorpora la harina, la levadura y la sal. En una sartén, a fuego medio alto, y untada con un poco de aceite de oliva virgen, vierte un poquito de la mezcla con un cucharón o emplea una jarra. Una vez que veas que se forman pequeñas burbujas, es el momento de darle la vuelta. Retírala para un plato cuando compruebes que ya está lista. Puedes decorarla con frutos rojos, yogur o miel, según prefieras.

alimenta_alma_9610_20201027114407.png (600×400)

Tostadas de guacamole

Ingredientes

  • Dos aguacates.
  • Medio tomate.
  • Media cebolla.
  • Un limón.
  • Aceite de oliva virgen.
  • Sal al gusto

Elaboración:

Lava bien los ingredientes antes de comenzar con la receta. Parte los aguacates por la mitad, retira el hueso central, y extrae la pulpa. En un plato, machaca la fruta hasta que se forme una pasta, añade el zumo de limón por encima. Mezcla todo y reserva. Después, pela el tomate, y córtalo en pequeños trozos, añádelo a la preparación anterior. Pica la cebolla también menuda e incorpórala a la receta. Vuelve a remover, echa la sal y el aceite. Deja reposar unos minutos en la nevera. Una vez transcurrido el tiempo, unta tus tostadas con el guacamole.